Los servicios en la capital: fuente de crecimiento y empleo

Autor: 
Gisell Pugliese De la Cruz

"El sector servicios en Bogotá: fuente de crecimiento y empleo En 2013, los servicios participaron con 60.6%1 del Producto Interno Bruto de Bogotá, 49% del gasto que hacen los hogares capitalinos, y generaron 48.6% del empleo en la ciudad. Es así como en este año el sector servicios se consolidó como el de mayor participación tanto en la producción por el lado de la oferta, como en el gasto de los hogares por el lado de la demanda, y también como el sector que más empleos genera en la capital.  A continuación se hace una breve caracterización del sector para Bogotá, comenzando con la definición de lo que se conoce como el sector terciario o de servicios en la primera parte; en la segunda se presenta la comercialización de los servicios; en la tercera y cuarta parte se hace una radiografía de los servicios en el Distrito Capital y se explican los resultados de la Muestra Trimestral de Servicios de Bogotá para 2013; y por último se presentan las conclusiones."

Fotorestaurantes1.JPG
Foto:OdeBogotá

Naturaleza de los servicios
El sector terciario o de servicios lo componen todas aquellas actividades que no producen una mercancía o bien tangible, pero que son necesarias en la intermediación y funcionamiento
de los mercados, generando en dicho proceso valor agregado a la economía de un país o una ciudad2.
En la mayoría de los casos cuando se provee un servicio hay una interacción directa entre el productor (proveedor del servicio) y el consumidor, por lo que la mayoría de servicios se
deben consumir en el punto de producción. Lo anterior nos lleva a mencionar 3 características fundamentales de los servicios que resultan coherentes con la definición de actividad
económica (Hill, 1977):
1. La producción y el consumo de servicios deben ser simultáneos: esto va en línea con la relación directa entre productor y consumidor que se mencionó anteriormente.
En este sentido la comercialización de los servicios supone un desplazamiento ya sea del productor a los consumidores, o del consumidor al punto de provisión
del servicio.
2. No pueden almacenarse: Dado que el consumo y la producción de los servicios ocurren de manera simultánea, en este sector (a diferencia de lo que ocurre con
los bienes industriales) no es posible acumular existencias.
3. Son intangibles: Esta es una característica intrínseca de los servicios ya que no son mercancías observables en un mercado, por lo que el consumidor solo puede
conocer las características de un servicio una vez lo consume.
A pesar de que el sector servicios no está ligado a la producción de bienes tangibles, las actividades que engloba generan un alto impacto económico, ya que en la mayoría de
estas actividades la relación Trabajo/Capital es alta, lo que permite que los costos asociados a la prestación del servicio sean comparativamente bajos3, generando valor agregado
en la economía.
Dada la definición de servicios expuesta en esta primera parte es preciso aclarar en primer lugar qué tipo de actividades se definirían como servicios, y dentro de éstas, cuál sería
la clasificación teniendo en cuenta el tipo de servicio (entre más intangible sea, más difícil su clasificación); y el proveedor del mismo (si es un servicio público o de mercado).
Dentro de la definición más simple de los servicios, el comercio clasificaría como un tipo de actividad terciaria ligada a la distribución de mercancías, la cual media entre el productor
y el consumidor. En este sentido el comercio es visto como un servicio de distribución complementario a las actividades productivas. Los servicios de transporte, correos y telecomunicaciones, también se clasifican como servicios de distribución.
En segundo lugar se tienen los servicios a las empresas, dentro de los cuales se encuentran los servicios de publicidad, colocación y suministro de personal, servicios de investigación
y desarrollo, jurídicos, de auditoria, contables, entre otros.
En cuanto a los servicios personales, dentro de estos se encuentran los servicios de entretenimiento, ocio, actividades culturales y de esparcimiento. La salud, la educación, la
administración pública y la defensa hacen parte de los servicios sociales.
Por último están los servicios financieros, dentro de los cuales clasifican los servicios bancarios, de seguros, actividades inmobiliarias y de intermediación financiera. La tabla 1
hace un resumen de los diferentes tipos de servicios según CPC (Clasificación Central de Productos).
En cuanto a la naturaleza de la provisión del servicio, estos se pueden clasificar como servicios públicos o de mercado. Algunos servicios colectivos, como la administración
pública y la defensa son prestados en su totalidad por el gobierno; otros servicios como la salud, la educación y algunas actividades de esparcimiento tienen una naturaleza mixta
en la prestación del servicio, ya que una parte la provee el gobierno y otra el sector privado4. Por último las activadas de transporte, telecomunicaciones, servicios financieros, etc.
son en su totalidad prestados por un proveedor privado.
El comercio Internacional de Servicios
Dado que la producción y el consumo de servicios deben darse de forma simultánea, uno de los retos que enfrenta el comercio internacional de servicios es el encuentro entre productor y consumidor, convirtiéndose ello en un problema de movilidad internacional de factores de producción.
En este sentido el mayor problema que enfrenta el comercio internacional de servicios es su bajo nivel de transportabilidad5, por lo que la prestación de muchos de estos servicios
se circunscribe a la Inversión Extranjera Directa que hace el país de origen al país en el cual se consumen los servicios. De esta forma, al hablar de comercio internacional de
servicios es casi que inevitable no relacionarlo con Inversión Extranjera Directa en el sector.
El cuadro 2 muestra la inversión extranjera directa destinada al sector servicios según clasificación CIIU en Colombia6. Como se evidencia en el cuadro, la historia reciente de la estructura productiva de la IED en Colombia refleja una pérdida de participación de las actividades relacionadas con el sector servicios durante el periodo 2006-2013. Lo anterior
se explica por el auge de inversión extranjera directa en el sector minero-energético, lo que le restó participación a los servicios en el total de la IED. Pese a ello, el sector servicios
representó la cuarta parte del total de inversión extranjera que ingresó al país durante 2013.
Ahora bien, dentro del sector servicios cobra importancia la inversión extranjera directa en actividades relacionadas con transporte, almacenamiento y comunicaciones; así como
también en servicios financieros y orientados a las empresas. En el primer caso la llegada al país de empresas multinacionales en el sector de las telecomunicaciones a través de
fusiones y/o absorciones comerciales ha tenido un gran impacto en la atracción de capital extranjero.
En el caso de los servicios financieros y a las empresas es preciso resaltar en primer lugar, el aumento de filiales bancarias por parte de compañías internacionales y en segundo
lugar, en el caso de los servicios a las empresas, la tercerización de procesos de negocios que ha permitido que algunos servicios a las multinacionales, dadas sus características,
se presten desde países en desarrollo en donde la mano de obra es más económica7.
Al analizar la cuenta corriente del sector servicios en Colombia se evidencia una balanza de pagos deficitaria a favor de otros países. Lo anterior significa que Colombia es un país
que importa más servicios de los que exporta, ya que los países desarrollados tienen una ventaja comparativa a la hora de comercializar los servicios en el mercado internacional.
Incluso al analizar el rubro de remuneración al factor trabajo, se encuentra que Colombia también es deficitaria, lo que está directamente relacionado con la baja calificación de la
mano de obra colombiana en relación con la de otros países.
Una conclusión que se extrae de las estadísticas que se han presentado es el hecho de que en Colombia –y en la mayoría de países en desarrollo– los servicios no representan
una contribución positiva para su sector externo. En este sentido el desarrollo del sector terciario en el país depende del desarrollo de su mercado interno. Es así como en el panorama
nacional Bogotá se consolida como una ciudad de servicios debido a que el tamaño de su economía permite la concentración de este sector, generando economías de
escala en los procesos productivos. Así mismo, a pesar de que servicios no es un sector propiamente exportador, Bogotá representa entre 50% y 60% de las exportaciones totales
de servicios que hace el país al exterior.
A continuación se hace una breve descripción del panorama de los servicios en la capital, cómo estos han venido ganando participación dentro de la estructura económica de la
ciudad y cuál ha sido el comportamiento en el último año.
Radiografía del sector servicios en Bogotá
Para fines prácticos y teniendo en cuenta el objetivo de la presente nota editorial, de ahora en adelante se hará referencia al sector servicios excluyendo las actividades de comercio.
Lo anterior porque el solo comercio representa 15% del Producto Interno Bruto de la capital y su dinámica es objeto de otro estudio minucioso y riguroso, por lo cual es preciso
dar un tratamiento aparte en otra nota a este sector.
En 2013 el sector servicios en la capital pesó 60.6% del Producto Interno Bruto en la ciudad y 67.9% de la producción sin incluir impuestos8.No obstante esto no siempre ha sido
así, de hecho en el año 1970 los servicios pesaban 48.3% de la producción capitalina, y sectores como la industria y el comercio participaban en conjunto con 43.1% del PIB.
Bajo un escenario de sustitución de importaciones propio de la época, la industria ganó terreno hasta llegar a participar con 24.7% de la producción, no obstante luego de la apertura
económica de 1990 este modelo no volvería a ser sostenible, y la industria empezó a perder peso dentro de la economía capitalina a la vez que los servicios ganaron cada vez
mayor participación.
De acuerdo con la clasificación del Sistema de Cuentas Nacionales (SCN), el sector servicios lo componen 4 grandes ramas: Transporte, almacenamiento y comunicaciones;
Establecimientos financieros, actividades inmobiliarias y servicios a las empresas; Actividades de servicios sociales y personales y por último los servicios públicos9. Dentro de los
servicios, las actividades financieras, inmobiliarias y de servicios a las empresas generan el 55% del valor agregado en el sector, y participan con 33% del producto interno bruto de
Bogotá. Le siguen en orden de importancia las actividades de servicios comunales y personales (27%) y los servicios de transporte, almacenamiento y comunicaciones (13%).
Ahora bien, al analizar la dinámica del sector servicios en Bogotá, se evidencia un crecimiento que poco está ligado a lo que suceda con el sector real, por lo que parece haber
una baja complementariedad entre el sector servicios y la industria en la capital.
La tendencia opuesta entre la industria y el sector servicios en Bogotá tiene mucho que ver con la tercerización de algunos procesos productivos en la industria que ahora son
subcontratados como consecuencia de la especialización en la producción. De esta forma se externaliza la provisión de cierto tipo de servicios, a la vez que surgen economías de
escala en la provisión de los mismos10.
El sector servicios en Bogotá no solo ha sido importante a la hora de generar valor agregado en la ciudad y jalonar el Producto Interno Bruto; también ha sido clave a la hora de
generar puestos de trabajo en la capital. De hecho, de acuerdo con las últimas cifras de empleo publicadas por el DANE, en la actualidad los servicios concentran el 48.6% del
empleo que se genera en la ciudad.
De esta forma la importancia de los servicios en la economía capitalina no solo radica en el peso que tiene este sector dentro del Producto Interno Bruto, sino también en la dinámica
creciente del mismo en los últimos años, dinámica que ha contrarrestado la caída en otros sectores como la construcción y la industria, convirtiéndolo en el sector que sustenta
la economía bogotana tanto por el lado de la producción como del empleo.
La dinámica del sector servicios en 2013: Resultados de la Muestra Trimestral de Servicios de Bogotá (MTSB) La Muestra trimestral de Servicios de Bogotá es un operativo estadístico que permite hacer seguimiento en la coyuntura, a la dinámica de los ingresos y el empleo en las diferentes actividades que componen la rama de los servicios11. De acuerdo con los resultados de la MTSB para 2013, los ingresos anuales por venta de servicios registraron un crecimiento de 4.9%, en tanto que el personal ocupado creció 2%12.
El hecho de que durante 2013 los ingresos de las actividades de servicios crecieran más del doble que el empleo generado en el sector, significa que la mayoría de actividades
son intensivas en capital13. De hecho, mientras que el sector servicios genera el 60.5% del Producto Interno Bruto en la ciudad; solo participa con el 49% del empleo que se genera
en la misma. No obstante, en Bogotá el sector servicios se consolida como el sector que mayores eslabonamientos genera tanto en el empleo como en la producción.
Dentro de las actividades que registraron el mayor crecimiento en los ingresos se destacan los servicios de educación superior privada (12.8%); Expendio de alimentos, bares y
similares (12.1%); y actividades de entretenimiento, radio y televisión (11.2%). Por su parte, la única actividad que registró variación negativa en sus ingresos son los servicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler (-2.2%). La gráfica 5 resume los principales resultados de la MTSB.
El aumento en los ingresos de la educación superior privada obedece a un incremento en la demanda por posgrados en la ciudad, debido a que la capital concentra la oferta educativa
del país en lo que a educación superior se refiere. Por su parte, el incremento en los ingresos de las actividades de expendio de alimentos, bares y similares se debe por un
lado a la apertura de nuevos establecimientos por parte de las grandes cadenas de restaurantes, así como también a una nueva estrategia de mercadeo a través de puestos
móviles o containers que se movilizan a lo largo de la ciudad.
En cuanto a las actividades de entretenimiento, radio y televisión estas se han visto impulsadas por un incremento en la demanda de pautas publicitarias por parte de las empresas
de telecomunicaciones, almacenes de cadena y compañías farmacéuticas. Así mismo el incremento en 9.8% de los ingresos por venta de servicios en las telecomunicaciones
se debe a un incremento en el consumo de telefonía móvil, internet y televisión por suscripción.
Por último, la variación negativa de los ingresos en las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, obedece a la finalización de contratos para la operación de maquinaria
y equipo en actividades mineras y de extracción ya que paulatinamente las casas matrices de las empresas que prestan servicios a la extracción minera han ido migrando hacia
otras regiones del país.
Conclusiones
En Bogotá servicios se ha consolidado como el sector que mayor aporte hace a la economía de la ciudad, es así como en 2013 representó 60.6% del Producto Interno Bruto de
la capital y generó 48.6% del empleo en la ciudad.
La mayor parte de la producción de servicios en la capital se sustenta a partir del consumo interno, esto porque el comercio internacional de servicios todavía presenta limitaciones
en cuanto a su movilidad. Luego, para que una economía se sustente en este tipo de actividades, es preciso que exista un mercado interno lo suficientemente grande que soporte
la subsistencia del sector y mantenga la dinámica del mismo. Es por esto que Bogotá es un espacio económico ideal para la consolidación de un sector servicios, no solo por
el tamaño de mercado (población); sino también por las economías de aglomeración inherentes a la ciudad.
La reflexión de la presente nota no solo tiene como objetivo señalar la importancia económica del sector servicios en la capital, sino que también es necesario resaltar la importancia
de promover políticas públicas enfocadas a este sector, el más importante en la ciudad tanto en relación con el nivel de producción como el de empleo.
Actualmente la política económica –tanto local como nacional– se ha focalizado en importantes sectores de la economía que, sin embargo, no llegan a representar ni la tercera
parte de todo lo que se produce. Es así como en la política actual surge una revalorización de la industria y la construcción como fuente de competitividad y valor económico, a
lo que cabe preguntarse si no sería más conveniente que se direccionen estas políticas hacia un sector que representa 58% del PIB nacional y 60.6% del PIB en Bogotá.
La mayor parte de las políticas actuales orientadas al sector están enfocadas hacia el comercio externo de servicios, la diversificación de la oferta exportable, la exención de impuestos para empresas exportadoras de servicios, etc.14. No obstante, como se ha señalado en la presente nota, la mayor parte de la producción de servicios se sustenta en el
consumo interno, por lo que es preciso reorientar la política sectorial, no solo por el valor agregado que aportan los servicios a la economía, sino también por ser este un sector
que genera empleos y crea las condiciones necesarias para el cambio tecnológico.

Compartir este artículo