Una década disminuyendo los niveles de desempleo en Bogotá

Autor: 
Luis Felipe Dussán Zuluaga

De acuerdo con la información que publica el DANE, durante los últimos 12 años, Bogotá registró una tasa de desempleo con una clara tendencia descendente: mientras en 2001 la capital del país obtuvo un nivel de desocupación de 18.8%, en 2012 este llegó a 9.5%.

tn_MAO_7346.JPG
Foto:OdeBogotá

De acuerdo con la información que publica el DANE, durante los últimos doce años, Bogotá registró una tasa de desempleo con una clara tendencia descendente: mientras en 2001 la capital del país obtuvo un nivel de desocupación de 18.8%, en 2012 este llegó a 9.5%. Esta reducción de la tasa a casi la mitad (una reducción de 49.3%) puede explicar-se por el buen desempeño de la economía de la ciudad, que creció a un ritmo promedio del 4.5% anual entre 2001 y 2011, superior al 4.3% registrado por el agregado nacional durante el mismo periodo de tiempo.

Sin embargo, es pertinente aclarar que la tasa de desempleo durante 2009 registró un leve crecimiento: después de haber mermado constantemente entre 2001 y 2008, habiendo alcanzado un mínimo de 10% durante el último año, el nivel de desocupación de la ciudad aumentó a 11.5% durante 2009, luego cayó a 10.7% en 2010 y a 9.5% en 2011 y 2012. Probablemente la crisis financiera internacional y el cierre comercial de la frontera con Venezuela explican este comportamiento.En términos absolutos, y de forma coherente con el comportamiento observado en la tasa de desempleo, en la última década el número de personas desocupadas en el Distrito Capital se redujo en 31%. En 2012 la ciudad registró 421,235 individuos que buscaban un puesto de trabajo, es decir, 189,396 menos que en 2001, cuando alcanzaron a ser 610,631 personas en esta condición.

De manera similar a lo encontrado en la tasa de desempleo, en 2008 y 2009 el número de desocupados aumentó un 0.7% y 18.7% respectivamente, es decir, se incrementó en 2,745 y 69,912 individuos durante cada año en mención, para luego recuperarse durante 2010 y 2011. No obstante, si bien la tasa de desempleo mermó a niveles inferiores a los registrados en 2008, en términos absolutos, el número de desocupados aún no ha alcanzado el mínimo de 370,930 desempleados que se registró en 2007.Al comparar la tasa de desempleo de Bogotá con la del país como un agregado, se encuentra que en ambos casos hubo un comportamiento prácticamente similar: descendente durante el intervalo de tiempo en mención, salvo un leve aumento durante 2009. Sin embargo, el nivel de desocupación del Distrito Capital fue superior al de la nación entre 2001 y 2005 e inferior entre 2006 y 2012. En promedio, durante el primer periodo, la tasa de desempleo de Bogotá fue mayor a la del país en 2.3 puntos porcentuales, mientras que durante el segundo intervalo de tiempo fue menor en 0.9 puntos.Es importante resaltar que la reducción en el número de desocupados no sólo tuvo un impacto en la disminución de la tasa de desempleo que, como ya se mencionó, pasó de 18.8% en 2001 a 9.5% en 2012: la participación del número de personas que buscaron un puesto de trabajo en Bogotá respecto al número registrado en la nación cayó 4.4 puntos porcentuales, pasando de 22% en 2001 a 17.6% en 2012. De forma similar, el número de desocupados del Distrito Capital en relación con el número encontrado en las trece principales áreas metropolitanas del país mermó al pasar de 38.6% en 2001 a 33.5% en 2012.

Lo anterior significa que durante la pasada década, y debido al dinamismo de su economía y su mercado laboral, en la capital del país disminuyó la proporción de desempleados frente al agregado urbano y nacional.El panorama laboral de Bogotá durante la última década también se ve con más claridad al comparar su tasa de desempleo con la de las trece principales áreas metropolitanas del país. Mientras en 2001 el Distrito Capital tenía la tercera mayor tasa de desempleo (18.8%) después de Ibagué (22.5%) y Pasto (19.7%), durante 2012 registró la segunda menor tasa (9.5%), solo mayor que la de Barranquilla (8.3%). Lo anterior también significó que el nivel de desocupación de Bogotá pasó de situarse, como en 2001, por encima del promedio nacional (15%) y de las trece principales áreas del país (18.1%), a encontrase en 2012 por debajo del promedio que obtuvo el agregado nacional (10.4%) y dichas áreas (11.2%).Esta mejora en la posición relativa de la ciudad, en comparación con las trece principales áreas, refleja la mayor dinámica que experimentó la economía del Distrito Capital respecto a la de las demás ciudades durante la última década. Como se mencionó anteriormente, la economía de la ciudad creció a un ritmo promedio anual del 4.5% entre 2001 y 2011, una cifra superior al 4.3% registrado por el agregado nacional durante el mismo intervalo de tiempo.

No obstante, el Distrito Capital concentró el mayor número de desocupados de la nación debido al gran tamaño de su mercado laboral, pues registra la mayor población económicamente activa del país. Durante 2012, el número de desempleados de la capital fue equivalente al 178.8% de los encontrados en Medellín, al 234.6% de Cali, al 599.3% de Barranquilla y al 653.2% de Cúcuta.

Analizado de una manera similar, el número de desocupados de Bogotá fue prácticamente igual al encontrado en Medellín y Cali conjuntamente, o a la suma de Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, Pereira, Ibagué, Cartagena, Manizales, Villavicencio y Pasto.

También se debe resaltar que la caída en el número de desempleados de la capital del país durante la última década estuvo acompañada por una reducción en la proporción de desocupados aspirantes y, por ende, en un aumento en el porcentaje de desempleados cesantes. De los 610,631 desocupados que registró Bogotá durante el 2001, 114,354 fueron aspirantes y 496,278 fueron cesantes. En otras palabras, el 18.7% de los desempleados fueron individuos que buscaron un puesto de trabajo por primera vez, mientras el 81.3% restante fueron personas que, habiendo trabajado antes, se encontraron sin poder laborar. Durante 2012, de los 421,235 desocupados encontrados en la ciudad, 32,686 fueron aspirantes (7.6%) y 388,549 fueron cesantes (92.4%).

Respecto a los desocupados cesantes, analizar la rama de actividad económica en la cual se desempeñaron durante su último trabajo permite conocer cuáles sectores de la economía desemplearon una mayor proporción de trabajadores entre un periodo y otro. Durante la última década, de forma coherente con la distribución de los ocupados de la ciudad, la distribución de los cesantes según la rama de actividad de su último trabajo prácticamente no varió ya que los tres principales sectores continuaron siendo ‘comercio, hoteles y restaurantes’, ‘servicios, comunales, sociales y personales’ e ‘industria manufacturera’. Sin embargo, la participación de estas ramas respecto al total de desocupados disminuyó al pasar de 71% en 2001, a 66.7% en 2012.
De forma detallada, el número de desempleados cesantes cayó principalmente en los sectores ‘comercio, hoteles y restaurantes’ (29.9%), ‘servicios, comunales, sociales y personales’ (20.7%), ‘industria manufacturera’ (41.7%), ‘transporte, almacenamiento y comunicaciones’ (18.2%) y ‘construcción’ (20.5%); y aumentó en ‘actividades inmobiliarias’ (38.1%). Durante 2012 los desocupados cesantes se concentraron principalmente en las ramas de actividad económica ‘comercio, hoteles y restaurantes’ (29.6%), ‘servicios, comunales, sociales y personales’ (22.8%), ‘industria manufacturera’ (14.3%), ‘actividades inmobiliarias’ (12.4%), ‘transporte, almacenamiento y comunicaciones’ (7.9%) y ‘construcción’ (9.3%).

Entre 2001 y 2012 Bogotá registró una tasa de desempleo descendente, equivalente a una reducción de 189,396 individuos en busca de un puesto de trabajo y a una posición relativa favorable en comparación con las demás ciudades del país. La disminución en el nivel de desocupación y la mejora en la posición relativa de la ciudad son producidas por la mayor dinámica que experimentó la economía del Distrito Capital respecto a la de las demás ciudades durante la última década. No obstante, Bogotá debe realizar todas las acciones pertinentes para continuar con esta tendencia durante la próxima década, en especial por el posible panorama negativo que generará la crisis económica internacional actual en el mercado laboral. De hecho, en 2012 la tasa de desempleo de la ciudad se ubicó en 9.5%, cifra igual a la alcanzada por la ciudad durante el año anterior, lo que puede ser el primer síntoma de un periodo de des-aceleración del mercado de trabajo y por ende de la economía en su conjunto.

En consecuencia, además de reforzar la generación de puestos de trabajo en el mediano plazo para contrarrestar los efectos de la recesión económica mundial actual, la ciudad debe realizar políticas de largo plazo para continuar con la tendencia registrada durante la última década, principalmente mediante la creación y consolidación de puestos de trabajo suficientes en cantidad y calidad, acordes con la política del Trabajo Decente.

Compartir este artículo