Informalidad laboral en Bogotá alcanza el nivel más bajo de los últimos seis años

Autor: 
Luis Felipe Dussán Zuluaga

Frente al año anterior, la capital del país redujo en 3.2% el número de trabajadores que laboraron en condiciones de informalidad, es decir, Bogotá contó con 59,750 personas menos laborando en puestos de trabajo informal. Según el concepto de informalidad laboral utilizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas –DANE, en el Distrito Capital 1.787.711 personas fueron trabajadores informales en 2013 frente a las 1.847.460 observadas en 2012.

tn_MAO_7418.jpg
Foto:OdeBogotá

Frente al año anterior, la capital del país redujo en 3.2% el número de trabajadores que laboraron en condiciones de informalidad, es decir, Bogotá contó con 59,750 personas menos laborando en puestos de trabajo informal. Según el concepto de informalidad laboral utilizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas –DANE, en el Distrito Capital 1.787.711 personas fueron trabajadores informales en 2013 frente a las 1.847.460 observadas en 2012.
Con estas nuevos datos, el Distrito Capital obtuvo una tasa de informalidad laboral de 43.9% para 2013 (ver gráfica 1), cifra inferior en 2.4 puntos porcentuales a la observada durante 2012 (46.3%). La disminución experimentada por este indicador se explica por el incremento del número de trabajadores formales (4.4%) y por la caída del número de trabajadores informales (-5.1%).

Analizando el comportamiento presentado durante los últimos años, la reducción de la tasa de informalidad registrada en 2013 es la primera observada tras dos periodos consecutivos en que este indicador se incrementara (creció 0.1 puntos porcentuales en 2011 y en 0.7 puntos en 2012). Debe resaltarse que el 43.9% de trabajadores informales registrado en esta oportunidad es la tasa de informalidad laboral más baja alcanzada por la capital del país desde 2007 –año en que se empezó a recolectar y publicar información–.

Bogotá, la ciudad con menor informalidad laboral del país

El nivel de informalidad laboral registrado por el Distrito Capital fue inferior al observado en el agregado de las trece principales áreas metropolitanas del país (49,4%). Además, la disminución de este indicador en la capital del país respecto al año anterior (2.4 puntos porcentuales) fue mayor a la que se presentó en dichas áreas (1.7 puntos). Por este motivo, la diferencia entre la tasa de informalidad laboral de Bogotá y dichas ciudades se incrementó y pasó de 4.8 puntos porcentuales en 2012 a 5.5 puntos en 2013.
En comparación con cada una de las trece principales ciudades del país, el Distrito Capital registró el menor índice de informalidad laboral anual, hecho que no se presentaba desde 2011. Entre las tasas más bajas de la nación también estuvieron Manizales (43.9%), Medellín (46.7%), Cali (49.6%) y Pereira (50.4%). En el extremo opuesto, las ciudades con mayores tasas de informalidad laboral fueron Bucaramanga (56.9%), Ibagué (58.6%), Villavicencio (59.5%), Pasto (60.6%), Montería (62.3%) y Cúcuta (71.5%).
En términos absolutos, Bogotá contribuyó con el 83.2% de la caída en el número de individuos que laboraron en condiciones de informalidad durante 2013 en el agregado de las trece principales áreas metropolitanas del país, puesto que contribuyó con 59,750 puestos de trabajo informales menos de los 71,786 menos registrados por estas ciudades.

Disminuye número de trabajadores sin seguridad social integral en Bogotá

Desde el criterio de la seguridad social integral, es decir, desde el número de trabajadores que se encontraron afiliados al sistema de salud contributiva y pensión simultáneamente, Bogotá registró 1.939.462 ocupados informales en 2013, 100.091 menos frente a 2012. Esta reducción en la cantidad de trabajadores que laboraron en esta condición contribuyó con 63.3% de la reducción registrada en el agregado de las trece principales áreas metropolitanas del país.
Con estos nuevos registros, Bogotá obtuvo una tasa de informalidad laboral fuerte de 47.6%, que al igual que con lo ocurrido con la tasa de informalidad laboral basada en el criterio del DANE, fue la más baja registrada desde 2007 –año en que se empezó a recolectar y publicar información–. Respecto al 2012, este indicador cayó 3.5 puntos porcentuales luego de encontrarse en 51.1%.

A diferencia con lo ocurrido con la definición de informalidad del DANE, Bogotá no fue la ciudad con menor número relativo de trabajadores sin seguridad social integral en salud y pensión. El Distrito Capital ocupó el tercer menor registro, antecedida por Manizales 43.6%) y Medellín (44.8%), y en mejor posición que Pereira (52.5%), Cali (55.5%) y Bucaramanga (57.6%). Por el contrario, las áreas metropolitanas con mayores índices fueron Ibagué (62.1%), Villavicencio (63%), Barranquilla (64.3%), Pasto (66.4%), Montería
(68.6%) y Cúcuta (73.3%).

¿Por qué cae la informalidad laboral en Bogotá?

La reducción de los niveles de informalidad laboral del Distrito Capital obedece al buen comportamiento económico experimentado por la ciudad –que creció 3.4% durante el tercer trimestre de 2013–, a la normatividad nacional que incentiva la contratación formal implementada en los últimos años, y a las políticas activas de empleo que viene desarrollando la capital del país –principalmente pactos por el trabajo decente y programas de financiación y acompañamiento a emprendimientos y empresas informales.

A manera de síntesis:

El 2013 fue un año favorable para Bogotá en términos de informalidad laboral, ya que redujo sus indicadores a niveles nunca antes observados en los seis años con los que se cuenta información sobre el tema. Respecto a las demás urbes del país, el Distrito Capital continuó registrando indicadores bajos (ver gráfica 5), tanto según el criterio de informalidad del DANE –parte inferior de la gráfica– como según el criterio de la seguridad social integral –parte izquierda de la gráfica–, pese al gran tamaño de su mercado de trabajo –tamaño de la burbuja en la gráfica–. En otras palabras, Bogotá mantiene tasas bastante bajas y con un comportamiento positivo en comparación con la situación que presentan las demás ciudades del país, independientemente del criterio utilizado.

No obstante, aún quedan aproximadamente dos millones de personas que, en la mayoría de los casos, registran ingresos precarios y condiciones contractuales deficientes, por las cuales se debe continuar realizando esfuerzos para que mejoren su situación laboral y, en consecuencia, el bienestar y la calidad de vida de sus familias. Afortunadamente para Bogotá, se espera que los niveles de informalidad laboral continúen descendiendo debido a que las perspectivas económicas son favorables para el 2014. Por tal motivo, se espera que el tejido empresarial de la ciudad continúe demandando puestos de trabajo formal en mayores proporciones respecto al trabajo informal, lo que permitirá que este fenómeno disminuya alrededor de 2.5 puntos porcentuales, tanto para el criterio DANE como para el de seguridad social integral.

Compartir este artículo