Aumentó porcentaje de desempleados en Bogotá

Autor: 
José Maria Roldán

Solo uno de cada tres nuevos trabajadores son empleados asalariados, ya sea del sector privado o del gobierno.

tn_MAO_8804.jpg
Foto:OdeBogotá

A pesar de la aparente recuperación de la actividad económica, las cifras de empleo en el país (12,1%) y en la capital (11,6%) siguen siendo alarmantes, con tasas que se sostienen en dos dígitos, en contravía de la tendencia latinoamericana.
Además, preocupa que la calidad del empleo viene disminuyendo en Bogotá, pues dos tercios de los nuevos empleos son de no asalariados, estadística que se confirma al observar la dinámica de nuevos empleos por sectores, con pérdidas en el renglón industrial y aumentos en el informal.

 

Colombia y Bogotá en el panorama internacional

La lenta recuperación de la economía mundial se refleja en la complicada situación de los mercados laborales. Hay casos excepcionales como el de Sudáfrica y España que tienen tasas de desempleo superiores a 20% (25,3% y 20,3%, respectivamente). También encontramos los países o regiones referentes por la crisis, como Estados Unidos y la Zona Euro, que registran tasas históricamente altas (9,5% y 10%) y están los países suramericanos, menos golpeados por la recesión, con tasas de un dígito, con la única excepción de Colombia, en donde el desempleo en julio se ubicó en 12,6%. Ahora, a escala país, vemos que el contexto es tan disímil como a escala internacional, con ciudades como Pereira, con un desempleo (20,6%) como el de España, y con otras como Barranquilla, con desempleo (8,8%) similar al de Chile. En nuestra ciudad, 11,6% de los bogotanos están desempleados, una tasa similar a la de Polonia. ¿Qué explica el aumento en la tasa de desempleo en la ciudad? Las cifras indican que, desde el inicio de la crisis, se ha presentado el fenómeno del “trabajador adicional”, tanto en Colombia como en Bogotá, situación que explica el aumento en la tasa de desempleo toda vez que el mercado no es capaz de absorber la creciente oferta de trabajo. Si bien hay 143 mil nuevos ocupados en la ciudad, respecto al año anterior, también hay 30 mil nuevos desempleados. El fenómeno del “trabajador adicional” consiste en que, tras la pérdida de empleo de los jefes de hogar, en las familias han optado por buscar fuentes de ingresos distintas a través de otros miembros del circulo familiar. Este fenómeno, que comenzó a registrarse en el país desde enero de 2009, y que empezó en Bogotá seis meses después, ha evolucionado con el paso del tiempo. Al principio estudiantes y miembros de la familia dedicados a los oficios del hogar, comenzaron a buscar empleo, pero desde que arranco el 2010 los primeros han dejado de hacerlo, mientras que los segundos aun continúan buscando trabajo. Vale decir que en Bogotá los incentivos para que los estudiantes se concentren exclusivamente a estudiar han sido más exitosos que en el agregado nacional, pues aquí el fenómeno solo duro seis meses (primer semestre 2009) mientras que en el país duro un año (2009). Por el contrario, en el caso de las personas otrora dedicadas exclusivamente a los oficios del hogar y que ahora se encuentran buscando empleo, vemos que en el distrito este fenómeno se encuentra en su punto más álgido, al revés de lo que se observa para el total país. Hoy en día hay 160 mil bogotanos adicionales con estas características buscando empleo, en comparación con igual periodo del año anterior. Motor de ocupación en la ciudad: trabajadores no asalariados De los 143 mil nuevos trabajadores remunerados que registra Bogotá, solo 63 mil son nuevos empleados asalariados particulares, mientras que 31 mil corresponden a trabajadores por cuenta propia o autónomos, 23 mil a patrones de microempresas (en su gran mayoría informales), 22 mil a empleado doméstico y 19 mil a trabajador familiar sin remuneración. Preocupa entonces que la mayoría de nuevos trabajadores son empleados no asalariados empleo de menor calidad frente al de los asalariados-. Solo uno de cada tres nuevos ocupados son empleados asalariados, ya sea del sector privado o del gobierno. No obstante, las cifras indican además que en Bogotá la calidad del empleo es mejor que en el resto del país. La proporción de empleados asalariados, incluyendo nuevos y ya existentes, es superior al de todas las ciudades de Colombia. De cada 1000 empleados en Bogotá, 546 son asalariados y 454 no son asalariados; mientras que en Colombia, 390 son asalariados y 610 no son asalariados. 3 Entre los asalariados, la mayoría corresponden a empleados particulares, en tanto que entre los no asalariados, la mayoría son trabajadores por cuenta propia o autónomos.
Comercio, hoteles y restaurantes jalonan el nuevo empleo El sector de la economía bogotana que propició un mayor número de empleos fue el de “comercio, hoteles y restaurantes”, con 75 mil adicionales, justamente el sector donde se concentra la mayoría de la informalidad, con ejemplos como los vendedores ambulantes. Se pierden 24 mil empleos en la industria Es importante señalar que en el sector industrial bogotano se perdieron 24 mil puestos de trabajo, estadística que preocupa, ya que el renglón industrial se encuentra en plena recuperación, como lo indican el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Andi.

Compartir este artículo

No olvide: 

11,6% de los bogotanos están desempleados. Este porcentaje es tres décimas mayor al registrado hace un año. 30 mil personas adicionales en la capital están desempleadas durante el último trimestre (para un total de 469 mil). No obstante, el mercado fue capaz de captar a 143 mil nuevos trabajadores (asalariados y no asalariados), llegando a así a 3,5 millones de personas ocupadas. Aunque el sector formal creo nuevos empleos (48 mil adicionales, para un total de 1,9 millones), el sector informal sigue creciendo a mayor velocidad (95 mil de más, para un total de 1, millones), generando un problema de calidad en el empleo.

Publicaciones: