Ricaurte y la Estrada La cadena productiva de la edición y las artes gráficas

Autor: 
Nohora Margarita Sánchez Deison Dimas Hoyos

La Secretaría Distrital de Desarrollo Económico –SDDE– consideró que, para poner en marcha proyectos que impulsaran distintos renglones productivos en la ciudad, era necesario sustentar metodológicamente su selección, así como realizar diagnósticos y construir líneas de base previas a las intervenciones

Cuadernillo06-01.png
Fotografo ODE

La Secretaría Distrital de Desarrollo Económico –SDDE– consideró que, para poner en marcha proyectos que impulsaran distintos renglones productivos en la ciudad, era necesario sustentar metodológicamente su selección, así como realizar diagnósticos y construir líneas de base previas a las intervenciones. Tal y como se describe en el documento ‘¿Existe información económica sobre sectores líderes en Bogotá? El caso del clúster de la moda’ (Riaño y otros, 2013) es frecuente encontrar una carencia de información sectorial en los ejercicios de priorización de políticas de desarrollo productivo en el país. Esto repercute en diagnósticos inadecuados y problemas relacionados con el seguimiento y evaluación de las intervenciones públicas.

Justamente, para el caso de Bogotá, entre 2012-2016 se realizó el proyecto ‘Potenciar zonas de concentración de economía popular’, diseñado por la Subsecretaría de la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico. Este proyecto buscó fortalecer las unidades productivas de economía popular concentradas en un territorio específico, que no contaran con la capacidad organizativa para aprovechar las ventajas derivadas de una aglomeración.

Teniendo en cuenta lo anterior, la Dirección de Estudios Socioeconómicos y Regulatorios y la Subsecretaría de la SDDE decidieron elaborar una serie de documentos titulados ‘Diagnósticos de zonas de concentración de economía popular de Bogotá’, en los cuales se compila la información existente de fuentes oficiales, locales, nacionales e internacionales. De igual forma, incluye los resultados de diversos censos empresariales aplicados en algunas aglomeraciones productivas de la ciudad.

El primer cuadernillo de esta serie, se refirió a la zona de productores de calzado y marroquinería del ‘Restrepo ampliado’, piloto de la intervención del proyecto ‘Potenciar zonas de concentración de economía popular’. En su orden, le siguieron las aglomeraciones de productores de prendas de vestir y confecciones, ubicados en el histórico sector de San Victorino; fabricantes de muebles y transformadores de la madera reunidos en los sectores de ‘Boyacá Real /Las Ferias’ y ‘Doce de Octubre’; comercializadores y transformadores de productos cárnicos situados en Guadalupe, reconocido sector de la localidad de Kennedy y finalmente, los productores de artículos de plásticos asentados en el barrio Carvajal.

En esta serie de cuadernillos, la sexta publicación alude a la cadena productiva de artes gráficas, conformada por las actividades de edición, impresión y publicidad. Las aglomeraciones de empresarios ubicadas en los reconocidos sectores de Ricaurte y La Estrada, se constituyeron en el foco de atención de esta cadena en Bogotá, zonas de la ciudad que se caracterizan por concentrar un importante número de unidades productivas propias de economía popular.

El primero de estos sectores de estudio corresponde al barrio Ricaurte, que pertenece a la localidad de Los Mártires. El mismo se encuentra delimitado por la Avenida Jiménez hasta su intersección con la carrera 19 al oriente y la Avenida Ciudad de Quito –NQS- al occidente. Hacia el sur se extiende hasta la calle 4 Bis en inmediaciones del barrio Veraguas. El polígono así establecido, se compone por los barrios Ricaurte, La Sabana, La Pepita, Veraguas y el Progreso (ver mapa 1).

Por su parte, el sector La Estrada pertenece a la localidad de Engativá y se ubica geográficamente entre las calles 64C y la avenida calle 66; acotado al occidente por la carrera 66 A, también conocida como Avenida de la Constitución y al oriente por la carrera 61 A (ver mapa 2).

El Centro de Investigaciones para el Desarrollo –CID– (2012) estimó que en Bogotá funcionan alrededor de 1.400 establecimientos que desempeñan actividades de edición, impresión y actividades de publicidad. Así mismo, estableció que las mayores zonas de concentración de estos productos son Ricaurte, La Estrada, La Candelaria y Lago Chicó, destacándose el primero de estos por la elaboración de artículos de publicidad de gran formato, mientras que La Estrada y La Candelaria se especializan en la oferta de servicios tipográficos y Lago Chicó en publicitarios de mayor definición.

El presente documento se encuentra dividido en siete partes. En la primera parte se hace una breve reflexión sobre por qué aplicar políticas industriales focalizadas en territorios específicos, de la mano de una descripción de las ventajas de las aglomeraciones desde el punto de vista teórico. Dichas ventajas sustentan la intervención denominada ‘potenciar zonas de concentración de economía popular’. Se describe en este primer capítulo, además, el proceso de selección de las aglomeraciones productivas de economía popular ubicadas en ‘Ricaurte’ y ‘La Estrada’.

En la segunda parte se describe la cadena de las Artes Gráficas. Posteriormente, en el tercer capítulo, se revisa la información más reciente en el ámbito internacional sobre producción y consumo y las tendencias del sector. La cuarta parte del documento dimensiona el tamaño del mercado de esta cadena productiva, desde la perspectiva de la oferta y la demanda a escala país y ciudad. La caracterización del mercado laboral de la cadena, tanto a escala local como nacional, fue el tema de análisis del quinto capítulo. En el capítulo seis se analiza el comportamiento del comercio exterior de los principales productos elaborados en esta cadena por los empresarios locales, nuevamente mirando la escala distrital y de Colombia.

Finalmente, se hace un análisis de los resultados del censo aplicado en los sectores de Ricaurte y La Estrada, durante el primer semestre de 2013, en el que se reflejan los desafíos a los que se enfrentan los productores aglomerados en estas zonas.

Los siguientes son algunos de los principales hallazgos del censo empresarial mencionado, los cuales serán ampliados, como se ha señalado, al final de este documento.

  • La mayoría de los establecimientos en Ricaurte (89,1%) y La Estrada (72,9%) diseñan, manufacturan y venden material publicitario o promocional. Los demás unidades productivas ofrecen servicios de impresión digital, corte y mantenimiento, entre otras actividades.
  • La mayor parte de las unidades productivas desarrollaron sus actividades en sitios de trabajo arrendados o subarrendados. Este porcentaje se calculó en 94,9% en Ricaurte y 98,1% en La Estrada.
  • Un muy bajo porcentaje de los empresarios afirmó pertenecer a alguna asociación. En Ricaurte, 2% señaló pertenecer a una asociación o gremio mientras que en La Estrada fue de 4%.
  • En su gran mayoría, los empresarios no están dispuestos a comprar insumos, maquinaria o equipo conjuntamente. En efecto, solamente 8% de los empresarios censados en Ricaurte estaría dispuesto, en tanto que en La Estrada, cuatro de cada diez empresarios lo estaría (35,5%).
  • La quinta parte de las unidades productivas pertenecientes a este clúster en La Estrada y Ricaurte solicitó crédito en el último año. El índice de aprobación se calculó en 91,3% en el primer caso y en 84,9% en el segundo.
  • El valor promedio de las ventas mensuales en Ricaurte es de $6,4 millones, superior en 30% a la valoración promedio mensual de las ventas en La Estrada ($4,9 millones).
    Alrededor del 30% de los establecimientos en Ricaurte y La Estrada no lleva registro formal de su contabilidad.
  • El promedio de los establecimientos censados en ambas aglomeraciones ocupa tres trabajadores. En Ricaurte, las mujeres representan 32,1% del total de los empleos directos, y en La Estrada 28,7%.

Compartir este artículo