Tubérculos y plátanos elevan precios de alimentos en Bogotá

Autor: 
Maritza Valencia Ramírez

Mientras los precios internacionales de los alimentos caen en abril jalonados por los grupos de lácteos, aceites y grasas y azúcar, en Bogotá, el índice de precios al consumidor de alimentos, en el mismo periodo, presenta una tendencia al alza consecuencia de los mayores precios en productos de alta comercialización en la capital como la papa, que incrementa su precio por la menor recolección en el altiplano cundiboyacense y la terminación de las cosechas en Nariño, Boyacá y Cundinamarca.

tn_MAO_8118.jpg
Foto:OdeBogotá

Mientras los precios internacionales de los alimentos caen en abril jalonados por los grupos de lácteos, aceites y grasas y azúcar, en Bogotá, el índice de precios al consumidor de alimentos, en el mismo periodo, presenta una tendencia al alza consecuencia de los mayores precios en productos de alta comercialización en la capital como la papa, que incrementa su precio por la menor recolección en el altiplano cundiboyacense y la terminación de las cosechas en Nariño, Boyacá y Cundinamarca.
En la primera quincena de abril ingresaron 20,904 toneladas de tubérculos, raíces y plátanos a Corabastos. 1,278 (tn) menos frente la primera quincena de marzo.

Pese a ligero incremento mensual precios de los cereales, se ubican en niveles inferiores a los de abril de 2013

En abril, el índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura - FAO cae 1.6% respecto a marzo, ubicándose en 209.3 puntos. Según comunicado de la misma Organización, la disminución de los precios de los lácteos (- 6.9%), el azúcar (-1.6%) y los aceites y grasas (-2.8%) generaron presión a la baja sobre el índice general, siendo el primero el que más incidió.
En detalle, el descenso en las cotizaciones de los anteriores grupos, obedece, en el caso de los lácteos, a la menor demanda internacional por parte de China y la Federación Rusa (principales importadores de este producto y sus derivados) y a un aumento en la disponibilidad del mismo para la exportación, dada la prolongación de la temporada en Nueva Zelandia. Los menores precios del azúcar, se generaron como consecuencia de la mayor oferta del producto en Tailandia, india y Australia y a las buenas condiciones climáticas. Por último, el debilitamiento de la demanda de aceite de palma desde la Unión Europea y la revaluación de la moneda de Malasia que ha afectado las exportaciones del producto se tradujeron en una reducción de los precios de los aceites y grasas.
En contraste, las cotizaciones internacionales de los cereales y la carne incrementaron en 0.5% y 0.4% respecto a marzo. En el caso de los cereales, este incremento, se debe a las condiciones secas y calurosas en la zona de cosechas de trigo en Estados Unidos y la permanencia del conflicto político en Ucrania (uno de los principales productores mundiales del grano), que amenazan los rendimientos en la producción. Igualmente, los precios del maíz se han visto afectados por el lento ritmo en la siembra estadounidense. Cabe anotar que aún cuando los precios internacionales de los cereales suben en abril, estos se encuentran por debajo de los niveles registrados en el mismos período del año anterior.
Respecto a los precios internacionales de la carne, el crecimiento de los mismos responde a los efectos del virus de la diarrea porcina en la oferta de Estados Unidos para la exportación, que eleva los costos de medicación, reduce el rendimiento en la producción y genera pérdida de animales.

En Bogotá, no se refleja incremento internacional de precios de cereales y carnes en el IPC

Contrario a lo que sucede en los mercados internacionales, en Bogotá el incremento en los precios internacionales de cereales y cárnicos no se ve reflejado en el índice de precios al consumidor en el mes de abril. Mientras el subgrupo de cereales y pan cayó -0.10% respecto a marzo, las carnes lo hicieron en -1.41%. Sin embargo, al considerar el fuerte abastecimiento nacional de cereales a través de la importaciones, es probables que la tendencia mundial repercuta en el ámbito local en los meses siguientes.
En el caso de la carne, la caída local ocurre por el incremento en la oferta de pollo nacional y carne res que coinciden con el menor consumo de estos productos por la temporada de la Semana Santa.

Finalización de las cosechas genera alzas en precios de tubérculos

En abril, el índice de precios de los alimentos en Bogotá fue de 0.41%, registrando un incremento de 0.03% respecto a marzo (gráfica 2) y fue el grupo que más contribuyó a la inflación de la ciudad en ingresos bajos (0.28 p.p.). El subgrupo que más influyó en la dinámica del índice de alimentos fue el de tubérculos y plátanos, con una variación de 20.35% que en promedio contribuyó con 0.14 p.p. sobre el total de la inflación bogotana.
En detalle, el fuerte aumento de los precios de los tubérculos responde a las mayores cotizaciones de la papa, que en abril crecieron 28.75%. Asimismo, el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario - SIPSA, manifestó, que en lo corrido del año, los precios de la papa negra y criolla en Bogotá subieron 123.31% y 55.80%, respectivamente. Lo anterior se da como consecuencia de las bajas recolecciones del producto en el altiplano cundiboyacense y el sur del país, la menor oferta desde Norte de Santander y la finalización de las cosechas en Nariño, Boyacá y Cundinamarca.
Respecto al abastecimiento, en la primera quincena de abril ingresaron a Corabastos (principal plaza bogotana), 75,252 toneladas (tn) de alimentos, 532 tn más que en el mismo período del mes anterior. De este total 20,904 tn (27.78%) corresponden a tubérculos, raíces y plátanos, los cuales fueron 1,278 tn menos (-5.78%) que en la primera quincena de marzo.
Esta reducción, no responde a los efectos del paro agrario, toda vez que este inicia el 28 de abril y en el corto plazo no se registran cifras que relacionen este comportamiento con los efectos del mismo, puesto que como ya se mencionó el aumento en los precios, en este cado de los tubérculos, se da por la finalización de las cosechas.
De otra parte, de acuerdo al comportamiento del índice de precios al consumidor, la cebolla y los bananos presentaron igualmente variaciones positivas en el mes de abril, donde el precio de la cebolla subió 15.62% y el del banano en 6%. En el primer caso el alza se generó por el menor abastecimiento desde Sáchica, Cucaita, Toca y Sora (Boyacá), donde las cosechas están llegando a su fin. Respecto a los precios del banano, la variación se generó como consecuencia del menor acopio del producto.

 

Compartir este artículo

No olvide: 

Precios internacionales de los alimentos registraron una caída en abril según FAO, jalonados por el comportamiento de los lácteos. Mientras el precio de los cereales y cárnicos a escala internacional presentan una tendencia al alza, en Bogotá la tendencia es contraria y la inflación de estos productos cae. La inflación de alimentos en Bogotá asciende a 0.41% en abril, siendo la que más contribuye a la inflación general de la ciudad para la población de menores ingresos. El subgrupo que más incrementa sus precios en abril es el de tubérculos y plátanos (20.35%).

Publicaciones: