Impacto económico del paro de camioneros en Bogotá

Autor: 
José Maria Roldán

El paro nacional de camioneros completa hoy 14 días desde que inició el 3 de febrero como respuesta a un decreto gubernamental que elimina la llamada “tabla de fletes” (con tarifas fijas para el transporte terrestre) para sustituirla por un sistema regulado por la oferta y la demanda, en vistas a reducir los costos y aumentar la competitividad.

alimentos.jpg
Fotografo ODE

Impacto económico del paro de camioneros en Bogotá

El paro nacional de camioneros completa hoy 14 días desde que inició el 3 de febrero como respuesta a un decreto gubernamental que elimina la llamada “tabla de fletes” (con tarifas fijas para el transporte terrestre) para sustituirla por un sistema regulado por la oferta y la demanda, en vistas a reducir los costos y aumentar la competitividad.

Con el paso de los días el paro ha tomado más fuerza y la situación se complica cada día mas en las distintas regiones del país y particularmente en la ciudad de Bogotá, donde los camioneros no solo cesaron sus actividades, sino que decidieron bloquear el pasado lunes 14 de febrero unos puntos críticos del suroccidente de la ciudad, por lo que el tránsito y la movilidad en Bogotá-particularmente en el suroccidente- se han visto trastornados.

Sin lugar a dudas, el bloqueo ha incidido en la rutina diaria de un sector importante de la población capitalina. Las personas que residen o trabajan en el suroccidente de la ciudad han tenido que ver como sus tiempos de desplazamiento se han incrementado. Esta situación representa un costo de oportunidad para los ciudadanos en términos de tiempo de trabajo o tiempo de ocio.

Más allá de los traumatismos para los ciudadanos por los bloqueos al interior de la ciudad, el mayor problema radica en los bloqueos que se están registrando en las carreteras del país y en el paro camionero en general. En este contexto, es importante mencionar que ya se están sintiendo los efectos del paro en el abastecimiento de la ciudad. De igual forma, los industriales están prendiendo las alarmas en la medida que temen que, de continuar el paro, se vea restringida la entrada de materias primas para los procesos industriales.

Impacto sobre los precios de los alimentos, el abastecimiento y la seguridad alimentaria

Lo primero que hay que aclarar es que a la fecha la ciudad no se encuentra en una situación de desabastecimiento, sin embargo la llegada de alimentos ha mermado significativamente en los últimos tres días, por lo que los precios de algunos alimentos se encuentran al alza.  

El paro camionero presenta impactos negativos y positivos en el abastecimiento alimentario de la ciudad. En relación con los efectos positivos del paro, se registran represamientos de productos regionales que no han podido salir de Corabastos a otras partes del país, sobre todo hacia la Costa Atlántica, el Eje Cafetero y el Valle del Cauca, lo que mantiene a la baja el precio de productos como las hortalizas de hoja, y las verduras.

En general, los productos que registran buen precio son: mazorca, mango, banano, repollo, acelga, pimentón, arroz, panela, lenteja, frijol seco, queso, leche, pescado, zanahoria y carne de res. De igual forma, es importante indicar que los productos que se producen en la Sabana de Bogotá no han tenido mayor incidencia por el paro camionero, dado que llegan a la capital en vehículos de bajo tonelaje.

Sin embargo, los efectos negativos son significativos. Entre los efectos negativos encontramos varios puntos. Por un lado, vemos que las existencias de frutas importadas, a saber manzana, pera, durazno, entre otras, han empezado a descender y en los últimos días no ha llegado producto del puerto de Buenaventura, lo que evidentemente ha afectado el precio. Frutas importadas de Chile y Perú, registran incrementos del 10 por ciento cuando en condiciones normales ésta sería época de abundantes cosecha y los precios deberían estar a la baja.

Según Corabastos, el comercio importador señala que en el puerto de Buenaventura se encuentran represadas 500 toneladas de frutas.

Por otra parte, se registra un descenso en la oferta de productos alimenticios provenientes de Boyacá, Eje Cafetero, Santander, Nariño y el puerto de Buenaventura de un 35 %, en promedio, según Corabastos.

En cuanto a la llegada de alimentos provenientes de Nariño, se mantiene la drástica reducción en la oferta de productos. El 16 de febrero tan solo ingresó a Corabastos un viaje proveniente de este Departamento. El producto más afectado por esta situación ha sido la arveja; el bulto de la arveja verde se cotiza hoy 17 de febrero en $180.000, cuando el día anterior costaba $150.000. Según Corabastos, los precios de la arveja continuarán creciendo, toda vez que no se espera la llegada de productos provenientes de esta región del país.

De igual forma, se registró en las últimas horas una disminución en la oferta de productos proveniente del departamento de Boyacá a raíz de los bloqueos que se registraron en la ciudad de Tunja y en las poblaciones de Aquitania y Sogamoso. En consecuencia, subió el precio de la cebolla junca, la manzana nacional y no llegó papa.

En cuanto a los precios de la cebolla junca, el bulto de 50 kilos pasó de $50.000 a $90.000. La oferta de papa fue baja, pero las existencias en bodega son altas, lo que permitió que el precio no subiera, el bulto se comercializó entre $28.000 y $35.000. 

En términos generales, productos como cebolla junca, tomate, breva, curuba, manzana nacional, panela, alverja verde, manzana roja, manzana verde, cebolla cabezona, limón, lulo, maracuyá, están subiendo sus precios. De igual forma, el comercio de productos avícolas ha manifestado que los precios del huevo y el pollo comenzaron a subir. Lo anterior obedece fundamentalmente a la falta de alimento para las aves, ya que el maíz amarillo se encuentra represado por el paro de los camioneros. En varios municipios los avicultores se han visto en la necesidad de sacrificar pollos.

En este contexto, es importante señalar que se ha tomado como referencia los precios de la principal central de abastos de Bogotá, Corabastos, por lo que se espera que estos incrementos sean trasladados al consumidor final por parte de los distintos actores de la comercialización (plazas de mercado, tiendas, mini mercados, etc), inclusive, se pueden registrar aumentos superiores como consecuencia de fenómenos especulativos que se registran en la cadena capilar de distribución.

Precisamente, según ASOPLAZAS ya se están registrando incrementos significativos en los precios de algunos alimentos, entro los que se destacan algunas frutas como la papaya, el lulo, la mora, la manzana, las uvas la fresa y verduras como la cebolla junca, el tomate y la arveja, entre otros.

Es indudable entonces que el paro nacional de camioneros esta empezando a afectar los bolsillo de los bogotanos como consecuencia del incremento en el precio de algunos alimentos de la canasta básica. En este orden de ideas, el impacto que estos incrementos tengan sobre la economía y el bolsillo de los bogotanos dependerá fundamentalmente de la duración de esta situación. Sólo si el paro y sus efectos se prolongan se podrá hablar de un impacto económico significativo.   

Compartir este artículo