Economía bogotana creció 3,9% en 2015. La capital jalona el crecimiento del país

Autor: 
Jorge Armando Herrera

En 2015 la economía bogotana creció más que la del país, donde, las actividades que aumentaron, fueron: construcción (15,7%); establecimientos financieros, actividades inmobiliarias y servicios a las empresas (5,2%); actividades de servicios sociales, comunales y personales (3,8%); y comercio, restaurantes y hoteles (3,3%).

tn_098b5605.jpg
Foto: ODEB
PIB de Bogotá y Colombia (crecimiento % real anual)

Fuente: DANE-Dirección de Síntesis y Cuentas Nacionales

En 2015 la economía bogotana creció más que la del país, donde, las actividades que aumentaron, fueron: construcción (15,7%); establecimientos financieros, actividades inmobiliarias y servicios a las empresas (5,2%); actividades de servicios sociales, comunales y personales (3,8%); y comercio, restaurantes y hoteles (3,3%).

Los servicios continúan impulsando el crecimiento económico de la ciudad, destacándose el crecimiento de actividades como la intermediación financiera, gobierno, empresariales, inmobiliarios, salud, esparcimiento y transporte aéreo. Por otro lado, el comercio creció menos que sus tasas históricas; la construcción tuvo un año excepcional, tanto en construcción de edificaciones como en construcción de obras civiles; mientras que la industria manufacturera descendió 2,8%, confirmando los problemas estructurales que vive el sector.

Estructura económica de Bogotá. 2015

 Fuente: DANE-Dirección de Síntesis y Cuentas Nacionales

Los servicios, en conjunto, determinan en gran medida la dinámica de la economía de la ciudad. Los establecimientos financieros, actividades inmobiliarias y servicios a las empresas crecieron 5,2%, contribuyendo con cerca de 1,7 p.p. al crecimiento del PIB de Bogotá. Se destacan los servicios de intermediación financiera con un incremento de 9,9%, que se evidencia en el buen movimiento de los CDT, depósitos de ahorro y leasing; así como el dinamismo en los créditos comerciales, de consumo y habitacionales. Por su parte, las actividades inmobiliarias y de alquiler aumentaron 2,9% en armonía con el crecimiento nacional; mientras que los servicios a las empresas lo hicieron en 2,8%, tres veces superior al crecimiento del país. En esta actividad se presentan comportamientos mixtos, por un lado, les fue bien a las actividades informáticas, suministro de personal, seguridad e investigación privada, administrativas y apoyo de oficina; por otro lado, se registraron caídas en actividades profesionales, científicas y de publicidad.

Por su parte, las actividades de servicios sociales, comunales y personales crecieron 3,8% y contribuyeron con 0,6 p.p. Esto se explica, principalmente, por el crecimiento que tuvo la administración pública en relación con el gasto local (3,9%), siendo 1,5 puntos porcentuales por encima del país. La educación, por su parte, presentó un aumento de 2,5%, en el que la capital centraliza la mayor parte de la educación superior; los servicios de salud crecieron 4,3%; y las actividades de esparcimiento aumentaron 4,7 debido a la buena dinámica de los cines y los eventos deportivos.

Las actividades de los servicios de transporte, almacenamiento y comunicaciones presentaron un aumento de 2,3%. En este grupo se destaca el crecimiento de 10,1% del transporte aéreo, donde, a pesar de las señales de desaceleración de la economía en el país, los pasajeros que se movilizan por vía aérea siguen en ascenso. Por su parte, el transporte terrestre aumentó 3,3%, sin embargo, el crecimiento moderado del grupo se debe a la caída en 0,7% de las telecomunicaciones.

Los servicios públicos, (suministro de electricidad, gas y agua) registraron un leve aumento de 0,9% en la capital.

Gráfica 1. Tasa de crecimiento por actividades. Bogotá 2015

 

Fuente: DANE - Direeción de síntesis y Cuentas Nacionales

Comercio, restaurantes y hoteles vienen presentando una desaceleración donde, en 2015, aumentó 2,8%, siendo 0,6 puntos porcentuales por debajo del nacional. Lo anterior está atribuido a la reducción en las ventas de vehículos como consecuencia de la devaluación del peso, así como por el encarecimiento de los productos importados como los electrodomésticos y otros artículos. Sin embargo, otras mercancías presentan un buen desempeño, como los productos de alimentos, bebidas, aseo y prendas de vestir. Por otro lado, los hoteles, restaurantes y bares aumentaron su valor agregado en 4,5%, a causa de aperturas de nuevos establecimientos.

La disminución registrada en la industria es explicada  por el grupo de maquinaria y equipo, vehículos, equipo de transporte y suministro eléctrico, el cual disminuyó 8,9%; por su parte, continúa la menor fabricación de vehículos automotores, autopartes y otros tipos de equipo de transporte, sector que se ha visto afectado por la devaluación del peso para enfrentar los altos costos de materias primas importadas, así como la menor demanda de autopartes y reducción de las exportaciones.

El grupo de alimentos y bebidas registró un leve aumento de 0,4%, presentando comportamientos mixtos. Por un lado, las bebidas disminuyeron su producción, mientras que se dio un aumento en los productos de molinería, panadería y cárnicos. La mayor caída se presentó en las bebidas, debido a la baja demanda por parte de almacenes de cadena, los altos precios de los insumos y traslado de Coca Cola a la Sabana de Bogotá.

Los productos textiles, prendas de vestir y cueros registraron una disminución de 2,9%, explicado por la baja en las exportaciones, la demanda nacional y los menores pedidos. En la cadena textil, la industria bogotana ha encontrado en las importaciones un fuerte competidor en el mercado interno; adicionalmente, es un sector que se ha visto golpeado por el contrabando.

Las actividades de edición, impresión y papel registraron una caída de 2,8%, donde redujeron su producción de libros, cuadernos y agendas, al igual que el material físico reemplazado por el medio digital, donde tuvieron menores clientes, contratos y exportaciones.

Los productos químicos, cauchos y plásticos disminuyeron 0,5%. Por su parte, luego de la caída en los últimos años, el grupo de los químicos tuvo una mejoría por el mejor desempeño de los farmacéuticos y aseo personal, sin embargo, algunas empresas del sector se han trasladado a la Sabana y otras regiones.

Si bien no ha sido un buen año en general para la industria en el país, en Bogotá el efecto negativo ha sido más notorio. En 2015 y como ha ocurrido en los últimos 3 años, se ratificó la crisis estructural que vive el sector en la capital reflejado en sus caídas en el valor agregado.

La construcción de edificaciones creció en Bogotá 8,2% como consecuencia del aumento de 7,2% en los metros construidos residenciales (principalmente estratos 2 y 3) y 4,7% en edificaciones no residenciales (oficinas, comercio, bodegas y otras edificaciones). Por otro lado, las obras civiles registraron un aumento de 30,5% en 2015, jalonado por la inversión de las entidades distritales (principalmente vías urbanas) y de servicios públicos.

En general, la economía bogotana creció 0,8 puntos porcentuales más que la del país y sale fortalecida con respecto al panorama internacional, superando notablemente el promedio de las economías tanto del continente como del mundo.

 

Compartir este artículo

No olvide: 
  • En 2015 la economía de Bogotá creció 0,8 puntos porcentuales por encima del crecimiento nacional.
  • Por quinto trimestre consecutivo, el crecimiento de la economía bogotana es superior a la del país.
  • El total del Producto Interno Bruto para Bogotá en 2015 ascendió a 138,4 billones de pesos a precios constantes de 2005.
  • Bogotá es el motor y núcleo de la economía colombiana representando la cuarta parte del PIB nacional.
  • La construcción aumentó en Bogotá cuatro veces más que en el país (15,7%).
  • En 2015 la industria capitalina no mejoró, registrando una variación de -2,8%.
Tipo de Recurso: 
Archivo Adjunto
Publicaciones: