Potenciar internet en Bogotá sigue siendo una prioridad

Autor: 
Maritza Valencia Ramírez

De acuerdo con el Sistema de Información Unificado del Sector de las Telecomunicaciones, el número de suscriptores del servicio de internet en la ciudad fue de 815.205 durante el primer trimestre de 2010, casi 43 mil nuevos usuarios respecto al mismo período del año anterior lo que equivale a un crecimiento de 5,5%. 

servicios-contactcenter.jpg
Fotografo ODE

Potenciar internet en Bogotá sigue siendo una prioridad

De acuerdo con el Sistema de Información Unificado del Sector de las Telecomunicaciones, el número de suscriptores del servicio de internet en la ciudad fue de 815.205 durante el primer trimestre de 2010, casi 43 mil nuevos usuarios respecto al mismo período del año anterior lo que equivale a un crecimiento de 5,5%.  

Aunque este crecimiento es importante, en especial bajo un lento andar de la economía, preocupa que haya una desaceleración frente a los crecimientos registrados en años anteriores en la ciudad (28% durante el primer trimestre del 2009), pues la tasa de suscriptores residenciales y corporativos que tienen internet en la ciudad está aún lejos de llegar al menos a la mitad de los usuarios potenciales.

Efectivamente, 699.142 afiliados residenciales en la ciudad o 111.975 abonados en el segmento corporativo, parecen ser muchos suscriptores frente a la situación nacional (representan sumados el 34,8% del total del país), pero en realidad representan apenas cerca del 30% de los hogares bogotanos o poco más de 33% de las empresas ubicadas en Bogotá, considerando que según el Dane hay alrededor de 2,2 millones de hogares en la capital y cerca de 334 mil unidades productivas (Censo 2005).

Esto es relevante, en términos de desarrollo económico, porque internet representa un mayor y mejor acceso a la información y al conocimiento y potencializa el crecimiento del mercado de bienes y servicios en la ciudad. Por un lado, cuando más personas acceden a la red virtual se disminuyen las asimetrías de la información; los bogotanos y bogotanas que acceden a esta herramienta pueden ingresar con mayor facilidad al mercado laboral o pueden tomar capacitaciones virtuales y acceder a una cantidad de conocimiento casi infinito, por ejemplo. Por el otro, internet permite maximizar el tamaño del mercado de bienes y servicios trasladándolo al escenario virtual. Por ejemplo, De Remate o Mercado Libre, son dos páginas entre cada vez más experiencias de comercio virtual, que permiten disminuir el número de intermediarios, generar mejores precios y aumentar el número de transacciones comerciales.

Ahora bien, en esta tarea de ampliar el acceso a internet en Bogotá ha contribuido positivamente la entrada de más operadores (Internet por América S.A., BT Latam Colombia S.A., Digital Communication Systems Ltda., por citar algunos) porque se ampliaron los tipos de tecnología y disminuyó el costo para los suscriptores. Sólo en los primeros diez meses del año, según el Dane, se han registrado caídas en los precios de internet de -2,9% en la ciudad, fenómeno acentuado entre los usuarios de ingresos bajos, en donde el precio del servicio disminuyó -5,6% durante el mismo periodo.

Así, se dinamiza el segmento de banda ancha en Bogotá, generando una mayor eficiencia en la transferencia de archivos y en la velocidad de descarga, al tiempo que da la posibilidad de acceder a nuevos servicios (video, audio, video llamadas).

Finalmente, vale la pena analizar el tipo de conexión de internet. En Bogotá, como en el país, se observa que tienden a desaparecen los usuarios de internet conmutado, es decir, con conexiones que requieren cable. Solo cinco de cada mil suscriptores bogotanos tienen internet conmutado; los restantes utilizan internet dedicado (conexión inalámbrica con tecnologías como: wimax, satelital, radio microondas, wifi, cable net, clear channel, u otras inalámbricas como fibra óptica y xdsl).

Compartir este artículo