Papel de las mujeres en la economía bogotana

Autor: 
Ricardo Jaramillo y Luis Felipe Dussán

A propósito de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el Observatorio de Desarrollo Económico plantea la siguiente pregunta: ¿cuál es el papel de las mujeres en la economía bogotana?.

servicios-callcenter.jpg
Fotografo ODE

 PAPEL DE LAS MUJERES EN LA ECONOMÍA BOGOTANA

A propósito de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el Observatorio de Desarrollo Económico plantea la siguiente pregunta: ¿cuál es el papel de las mujeres en la economía bogotana?.

Desde las actividades que adelantan en sus puestos de trabajo, hasta las labores que realizan al interior de sus hogares, las mujeres desempeñan un papel que, aunque suele ser subestimado, resulta fundamental para la sociedad y la economía de la ciudad. Sin embargo, no es fácil responder a la pregunta inicial en términos cuantitativos porque en muchos casos no se cuenta con la información estadística necesaria. Podemos saber, por ejemplo, cómo es el panorama de las mujeres en el mercado laboral o cuántas de ellas son patronas o empleadoras, pero no tenemos claridad hoy sobre su aporte a la economía de la ruralidad bogotana.

El tercero de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio de la Organización para la Naciones Unidas busca promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer. Para esto propone hacer efectivas políticas estatales y cambios sociales que permitan una proporción mayor de niñas en la enseñanza primaria, secundaria y superior, una mayor proporción de mujeres con empleos remunerados en el sector no agrícola y un número mayor de escaños ocupados por mujeres en los parlamentos nacionales.

 El desarrollo (incluso el económico) de un país o de una ciudad no puede alcanzarse, o al menos no de forma sostenible, si persisten desigualdades apremiantes entre hombres y mujeres en aspectos como el acceso al mercado laboral y a los espacios de decisión, los ingresos percibidos y las oportunidades de mejoramiento de la calidad de vida. Las relaciones de poder inequitativas entre los géneros, donde predominan hechos de discriminación, dominación, subordinación e irrespeto hacia las mujeres, van en contravía del desarrollo integral de los individuos y, por tanto, de todo el progreso de la sociedad.

Compartir este artículo