Metodología para la formulación de Indicadores 2007

Autor: 
Claudia Ximena Camacho Corzo Margarita Muñoz Mendoza Yanlicer Pérez Hernández

El presente manual metodológico pretende dar soporte a quienes desean y/o deben formular indicadores para la planeación, el seguimiento y la evaluación de políticas, programas y proyectos. En este marco, el documento inicia su presentación con la noción del ciclo de las políticas públicas, para luego abordar la construcción de indicadores, en tanto que son herramientas que permiten la medición del cumplimiento de metas frente a objetivos propuestos en los procesos de construcción de los Planes de Desarrollo. Se trata entonces de un documento que aportará los elementos metodológicos y conceptuales para la construcción y puesta en operación de indicadores, como quiera que estos instrumentos le aportan tecnicismo a las decisiones políticas.

tn__DSC1682.jpg
Foto:OdeBogotá

Se debe aclarar que aunque este escrito no es una metodología de seguimiento y evaluación, vincula clara y permanente los indicadores con dichas fases del ciclo de la política pública. Los elementos de una metodología de seguimiento y evaluación de políticas se encuentran en desarrollo en la Dirección de Estudios Socioeconómicos de la Secretaría de Desarrollo Económico. Se construye un documento que pretende ofrecer la aplicación práctica de un Marco Lógico de acuerdo a los objetivos de la Secretaria, con sus indicadores particulares, a la vez de acompañar dicho Marco con orientaciones para desarrollar evaluaciones como son: Impacto, Metaevaluación, Expost, entre otras.

La toma de decisiones a nivel de políticas está dejando de ser algo alejado de lo técnico. Es por esto necesario estudiar los mecanismos que sustentan la elaboración e implementación de los Planes de Desarrollo a través de programas, proyectos y acciones. Dentro de los mecanismos técnicos que se reconocen actualmente, los indicadores son una herramienta ideal para  medir el cumplimiento o incumplimiento en el logro de las metas.

A través de los indicadores se pueden vincular los recursos empleados por las organizaciones públicas y privadas a la mejora de la calidad de vida de la población, pues los indicadores hacen referencia tanto a los recursos que necesita el sistema político-administrativo como a los resultados que alcanza. Las experiencias y el éxito en el empleo de indicadores para la toma de decisiones dependen del contexto determinado, es decir, la bondad de los indicadores es relativa y depende de la combinación de un elemento político y otro técnico. Con base en los indicadores se puede predicar una bondad técnica (capacidad de medir lo que se pretende con confianza, certidumbre y economía de medios) y una bondad política (susceptibilidad de uso de los indicadores para informar la adopción, la implantación y la evaluación de las políticas públicas). El éxito de los indicadores implicará no sólo altas dosis de calidad técnica sino también, un alto grado de respaldo político. El respaldo político es indispensable por varias razones: se puede lograr el cumplimiento de las responsabilidades frente a la formulación y medición de indicadores en los tiempos requeridos y en los esquemas diseñados para tal fin; una mayor sensibilidad frente a la importancia del seguimiento y la evaluación; y tal vez la razón más importante, se encuentra respaldo a las decisiones que se adopten a partir de los resultados obtenidos en la medición de indicadores con el fin de asignar, adicionar, recortar o no asignar presupuestos, así como adoptar acciones que conlleven al cumplimiento de los objetivos predefinidos, incluso, si concluyen en sanciones legales a instituciones o personas, según sea el caso.

Es necesario tener en cuenta que no existe una única fórmula a seguir en la construcción de un sistema de seguimiento y evaluación a través de indicadores. Es más bien una construcción permanente y flexible ante las prioridades que fije cada Plan de Desarrollo. Sólo algunos parámetros clásicos y básicos se encuentran en cada ejercicio que se pretenda desarrollar.

Será entonces importante no abandonar el mejoramiento continuo y si se encuentran debilidades, habrá que revisar y fortalecer su diseño e implementación. Adicionalmente es indispensable tener presente que en ocasiones prevalecerá el interés político y la falta de apoyo a la aplicación de indicadores, precisamente porque los resultados podrán desfavorecer intereses particulares. No por esto se debe abandonar la convicción de que la medición y el conocimiento constituyen una base importante para retroalimentar los procesos. 

El documento se basa en bibliografía disponible a través del Internet, en Presidencia de la República, Departamento Nacional de Planeación y Alcaldía Mayor de Bogotá, entre otros. Luego de esta introducción, se presenta un Marco Conceptual en el cual se define qué es un indicador, cuáles son sus características y propiedades, su marco de acción frente a las políticas públicas y las dificultades que se pueden presentar en la construcción de indicadores. En tercera instancia se presentan los formatos que ayudan a construir indicadores, a conformar un inventario de indicadores y a documentarlos.

Los dos últimos apartes del documento presentan el Glosario útil para la comprensión del tema central del escrito, así como la Bibliografía empleada.

Como complemento se presentan dos anexos. El primero se refiere a los formatos de la metodología para la construcción de indicadores con el fin de reproducirlos y diligenciarlos por parte del interesado y el segundo es el Listado de la Unidades de Medida aprobadas por el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación- INCONTEC.

Compartir este artículo