Desarrollo económico vs Crecimiento económico

Autor: 
Esteban Martinez

El desarrollo económico es un concepto mucho más amplio y sofisticado que el mero concepto de crecimiento económico, este abarca toda una serie de aspectos que afectan directamente la libertad del individuo

tn_MAO_7136.JPG
Fotografo ODE

Desarrollo económico vs Crecimiento económico

El desarrollo económico es un concepto mucho más amplio y sofisticado que el mero concepto de crecimiento económico, este abarca toda una serie de aspectos que afectan directamente la libertad del individuo; es decir, en palabras del Dr. Amartya Sen, libertad positiva y no negativa. Es decir que para que un gobierno promueva el desarrollo económico, es decir el bienestar de los habitantes, debe crear un ambiente propicio para que la persona logre suplir un mínimo de necesidades y no solo no prohibirles estas necesidades básicas. Cuando hablamos de desarrollo económico hablamos, no tanto de los recursos que puedo tener, sino de lo que puedo llegar a lograr con los recursos que tengo, donde claramente los recursos con los que cuento juegan un papel importante, como valor inicial de una secuencia de logros, pero el papel fundamental lo juega la libertad positiva que me permita desarrollarme en un ambiente apto. 

Claro que dentro de este concepto de desarrollo económico hay algunas ideas neoclásicas que deben ser abandonadas por ideas de competencia, pero en un marco ético en el que se pueda dar una competencia sana, es decir en un escenario en el que el concepto del homoeconomicus sea reemplazado por el de un homoeconomicus ético. Al respecto se cita el documento "La transformación ética de la racionalidad económica en Amartya Sen. Una recuperación de Adam Smith", de la autora Marta Pedrajas:"En primer lugar, en la moderna economía existe un presupuesto fundamental y, hasta ahora, incuestionable: el hombre racional persigue su propio interés, es egoísta, y por arte de una cierta mano invisible liberal y moderna ese interés propio proporciona el óptimo bienestar social. Desde un principio se confundió este planteamiento con el de Mandeville, quién en su famosa fábula de las abejas (cuya moraleja consistía en que de los vicios privados nace la prosperidad pública) hablaba de vicios, no de interés propio [...] La igualación de Mandeville entre los vicios, el interés propio, y el egoísmo, hizo que a partir de la publicación de La riqueza de las naciones se convierta a Adam Smith en el gran gurú de la racionalidad egoísta, como lo caricaturizara Stigler"

El desarrollo económico es un concepto que busca ir más allá del mero crecimiento económico, es el mejoramiento de la calidad de vida de la población, donde el crecimiento es necesario, más no suficiente. En el marco del enfoque de derechos el desarrollo económico es equivalente al concepto de desarrollo humano de Amartya Sen y Naciones Unidas. El desarrollo humano o económico es mucho más que el crecimiento o caída de los ingresos de una nación. Busca garantizar el ambiente necesario para que las personas y los grupos humanos puedan desarrollar sus potencialidades y así llevar una vida creativa y productiva conforme con sus necesidades e intereses.

 El desarrollo económico implica entonces ampliar las opciones que tienen las personas para llevar la vida que valoran, es por ello que desarrollo es mucho más que crecimiento, este es solo un medio para expandir las opciones de la gente. Para ampliar estas opciones es fundamental construir capacidades humanas. Las capacidades más básicas para el desarrollo humano son: llevar una vida larga y saludable, tener acceso a los recursos que permitan a las personas vivir dignamente y tener la posibilidad de participar en las decisiones que afectan a su comunidad. Sin estas capacidades muchas de las opciones simplemente no existen y muchas oportunidades son inaccesibles.

Por esta razón, la gente es el centro del desarrollo, pues son las mismas personas las que pueden construir las condiciones para que el desarrollo humano de todos y todas sea posible: “El desarrollo de la gente, por la gente y para la gente”.

Compartir este artículo