Anuario de estadisticas económicas y fiscales de Bogotá

Autor: 
Henry Rincón Melo Nohora Margarita Sánchez Rivera Deison Luis Dimas Hoyos Ulpiano José Jimenez Corredor Manolo Montoya Merino

Si se quiere saber qué pasó, por qué pasó y lo que probablemente pasará en los próximos años, las series estadísticas resultan claves.

Anuario.jpg.png
Foto:OdeBogotá
Gracias al trabajo conjunto de la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico y la Secretaría de Hacienda, por primera vez el Gobierno de Bogotá publica un anuario de estadísticas de la ciudad. El lector encontrará en él series de datos económicos y fiscales, que reflejan muchos de los cambios que ha experimentado la capital colombiana en los últimos doce años.
 
Dicho anuario, que incluye información tanto general como específica del sector para los años entre 2000 y 2011, representa un ejercicio fundamental para el diseño y seguimiento de las políticas públicas de la ciudad. Una versión digital del mismo — disponible en la página del Observatorio de Desarrollo Económico— ofrecerá, además, series adicionales de datos que abarcan el periodo 1994 - 2011, las cuales permiten observar aspectos como los niveles de ejecución presupuestal del Distrito Capital, el comportamiento del PIB, de la manufactura, del comercio, y de la construcción, entre otros sectores y componentes de la economía bogotana.
 
Las series estadísticas, consideradas una herramienta típica de la modernidad—o más precisamente lo que define la existencia misma del pensamiento moderno— constituyen el fundamento de lo que William Petty, en el siglo XVII, llamó ‘aritmética política’. Es decir, la forma como los Estados —de ahí el nombre ‘estadística’— llegan a conocer y controlar lo que sucede en su territorio. Solo recientemente este término hace referencia a la disciplina que estudia e interpreta datos —es decir, series de cualquier tipo y origen— por medio de elaboraciones matemáticas de creciente complejidad y sofisticación.
 
No obstante, la recolección sistemática de datos es una costumbre muy antigua y casi siempre relacionada con la llegada de las comunidades humanas a mayores grados de complejidad social, en los que se producen los primeros —y a veces únicos— ejercicios de escritura. Los calendarios solares y lunares o los registros de los ciclos naturales de los astros, las mareas o los seres vivos, son ejemplos del frenesí con que se busca establecer regularidades para predecir y controlar las condiciones naturales, o adaptarse a ellas.
 
Las series estadísticas conocieron, así, la luz desde hace años. El Anuario Estadístico de España, para citar solo un ejemplo, se publica desde 1858. Sin embargo, la verdadera importancia de hacer las estadísticas públicas, radica en que es un ejercicio de transparencia y autoevaluación que permite hoy a los gobiernos presentar los resultados de su gestión, en tanto que el ciudadano tiene la posibilidad de evaluar a través de ellas a sus gobernantes, sobrepasando su percepción subjetiva.
 
Actualmente, el uso de series estadísticas tiene tanto de análisis sistemático como de investigación, y cada vez más se está convirtiendo en una exploración sobre la forma como se cuentan historias —desde el periodismo hasta la ciencia. Esta información presente en las series estadísticas también resulta provechosa para los ciudadanos que deben tomar decisiones a una escala menor, tales como abrir un negocio o irse a vivir a un lugar determinado, que influyen asimismo en el curso de la sociedad.
 
Es una gran alegría poner a disposición de todas y todos los bogotanos esta herramienta, en aras de registrar el comportamiento económico y fiscal del Distrito Capital en los últimos años, y de compartir los resultados y retos que plantea el Plan de Desarrollo Bogotá Humana, al tiempo que abrimos el camino para que se ofrezca a futuro una radiografía de la evolución económica de la ciudad, año tras año.
 
Esperamos que la ciudadanía consulte, se apropie de él y aproveche, el Anuario Estadístico de Bogotá.

Compartir este artículo