Angus Deaton: Premio Nobel de economía 2015 por sus estudios sobre el consumo, la pobreza y el bienestar

Autor: 
Ana María Valencia Mosquera

Deaton, nacido en 1945 en Edimburgo (Escocia) y nacionalizado como ciudadano estadounidense, obtuvo su licenciatura y maestría en la Universidad de Cambridge, con su tesis de grado: "Modelos de demanda de los consumidores y su aplicación en el Reino Unido”. Desde 1983 es profesor de economía y asuntos internacionales de la Universidad de Princeton.

ap-scottish-economist-angus-deaton-wins-nobel-economics-prize.jpg
Foto: eapcontent.ap.org

El pasado lunes 12 de octubre, la Real Academia Sueca de las Ciencias dio a conocer el nombre del ganador del premio Nobel de Economía, llamado formalmente premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas[1]. El ganador es Angus Stewart Deaton, un economista escocés premiado por sus estudios sobre los sistemas de demanda, el consumo, la pobreza y el bienestar.

Deaton, nacido en 1945 en Edimburgo (Escocia) y nacionalizado como ciudadano estadounidense, obtuvo su licenciatura y maestría en la Universidad de Cambridge, con su tesis de grado: "Modelos de demanda de los consumidores y su aplicación en el Reino Unido”. Desde 1983 es profesor de economía y asuntos internacionales de la Universidad de Princeton.

Aunque sin duda el premio Nobel será el más importante de su prolífica carrera, no es el único reconocimiento que ha adquirido este importante economista. En 1978, Deaton fue la primera persona en recibir la Medalla Frisch, un premio otorgado por la Sociedad Econométrica  por las investigaciones teóricas o empíricas publicadas en la revista Econométrica, en 5 años previos a la entrega de la distinción. También ganó en 2011 el premio de la Fundación BBVA Fronteras de Conocimiento en Economía, Finanzas y Gestión, por sus fundamentales contribuciones  a la teoría del consumo y el ahorro,  como también a la medición del bienestar económico. De igual forma, Deaton es miembro activo de instituciones tan importantes como la Econometric Society, la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, y presidente de la American Economic Association.

Por lo tanto, la presente nota editorial analiza el trabajo académico de este economista y la forma como su trabajo refleja la importancia de entender el consumo de bienes, para desarrollar mejores políticas que ataquen la pobreza y aumenten el bienestar de las personas, principalmente en los países más pobres.

El documento presenta los tres pilares de la investigación de Deaton: primero examina el Sistema de Demanda Casi Ideal desarrollado por el nobel junto a John Muellbauer; en la segunda parte se presenta un resumen de las contribuciones de Deaton a la teoría de consumo a través del tiempo y su relación con los ingresos, cuyos aportes revolucionaron los postulados macroeconómicos de este tema y crearon la paradoja  que lleva su nombre; después, se muestran los aportes del nuevo Nobel de Economía a la medición del bienestar en los países en desarrollo, con un enfoque en el uso de las encuestas de hogares. Por último, unas reflexiones finales.

Sistemas de la demanda y la microeconomía: ¿Cómo los consumidores distribuyen su gasto entre diferentes bienes?

Normalmente, la demanda se deriva de la maximización del bienestar racional de un individuo. Sin embargo, un aspecto importante del análisis de la demanda es el problema de agregación, es decir, el hecho de que el sistema de diferentes individuos pueda resumirse para producir un sistema de demanda de mercado que logre explicar la generalidad de la economía.

Las opciones de consumo a través de los productos básicos dentro de un periodo de  tiempo, pueden ser representadas por un sistema de demanda, es decir, un sistema de ecuaciones para describir las relaciones entre las cantidades demandadas por un lado, y los precios y el gasto total por el otro. Este sistema se puede estimar en datos individuales, asumiendo que tenemos datos sobre los precios y las cantidades consumidas de los individuos y las materias primas (o grupos de productos), o datos agregados, suponiendo que tenemos datos sobre precios y cantidades totales consumidas en el tiempo.

Una ecuación de este sistema puede referirse, por ejemplo, a la demanda de ropa, otra a la demanda de alimentos, etc. Cada una de estas ecuaciones muestra cómo la demanda de ese bien en particular varía con los precios de todos los bienes, ingresos de los consumidores y los factores demográficos; es decir , si el gobierno quiere aumentar el IVA en alimentos, o reducir el impuesto sobre la renta para un grupo específico, es vital saber cómo tal reforma afectará el consumo de diversos bienes y qué grupos sociales ganan o pierden con la decisión.

Durante los años 60  y 70 , una serie de economistas probaron  sistemas de demanda existentes y encontraron  que no predicen con exactitud la variación de la demanda con los precios y los ingresos, ni tampoco parecen ser coherentes con la presunción de los consumidores racionales. Ante esta dificultad, Deaton demostró que los sistemas existentes se construyeron con supuestos muy restrictivos que forzaron el comportamiento del consumidor con el fin de reflejar de manera realista la elección del consumidor actual.

Con esta premisa , el reto entonces era construir un sistema que fuera lo suficientemente general para proporcionar una imagen fiable de los patrones de demanda en la sociedad, pero también lo suficientemente simple para ser estimado y utilizado estadísticamente. La solución fue desarrollada por Deaton y Muellbauer a través del Sistema Casi Ideal de Demanda (AIDS por sus siglas en inglés). Las primeras estimaciones, basadas en este sistema, no proporcionaron respuestas claras a todas las preguntas que rodean el consumo, pero la flexibilidad del método  como la posibilidad de ampliación y modificación, proporcionan un poderoso impulso a la investigación del comportamiento de los consumidores.

Por lo tanto, el AIDS de Deaton y Muellbauer permite que la demanda del bien analizado no dependa de forma lineal del consumo total del individuo o de la familia, y que tome en consideración otras variables relevantes (como el tamaño de la unidad familiar o la edad de sus miembros). Ya en ese trabajo Deaton destacó, que para explicar el comportamiento empírico del consumo agregado, hay que rechazar  la hipótesis simplista del "agente representativo" y tomar en cuenta la heterogeneidad de los consumidores.

Lo autores reconocen las deficiencias de su sistema y la necesidad de desarrollarlo aún más, señalando  que otras variables -distintas a los precios actuales y el gasto corriente total- deben ser añadidas al sistema de la demanda ( es decir, las posibles restricciones de crédito), para tener en cuenta los patrones de demanda observados de una manera teóricamente coherente y empíricamente robusta. 

Después de 35 años, el sistema creado por Deaton y Muellbauer, y las mejoras que sobre este han desarrollado otros investigadores, sigue siendo la herramienta estándar para el estudio de los efectos de la política económica para la construcción de índices de precios y para la comparación de los niveles de vida entre países y períodos de tiempo. En otras palabras, ha tenido un enorme impacto en el mundo académico, además de ser significativamente influyente en la evaluación de la política práctica. 

El consumo, la renta y la macroeconomía: ¿Qué parte de los ingresos de la sociedad se gasta y cuánto se ahorra?

En la década de los cincuenta se desarrollaron dos teorías muy importantes que hablaban de cómo el consumo y el ahorro dependerán de la evolución de los ingresos: la hipótesis de la renta permanente de Milton Friedman y el modelo del ciclo de vida de Franco Modigliani. La implicación fundamental de estas teorías es que los individuos quieren planear o distribuir su consumo en el tiempo. Ahorran cuando esperan menores ingresos futuros y se endeudan en las circunstancias opuestas.

Deaton señaló que los datos empíricos de consumo y renta no resultaban congruentes con las predicciones de estos dos importantes modelos si se mantenía el supuesto de que los consumidores son perfectamente racionales. En efecto, en un mundo con expectativas racionales los incrementos imprevistos de renta tenderían a considerarse duraderos, lo que elevaría significativamente la "renta permanente" y, con ella, el consumo.  Por consiguiente haría que este -al reflejar súbitamente el impacto descontado de la variación sobrevenida en las futuras rentas anuales esperadas- fuera mucho más volátil que la propia renta anual. Como es  sabido,  los datos muestran que el consumo agregado varía menos que la renta anual, lo que es contradictorio con los modelos de Friedman y Modigliani. Esta aparente contradicción entre la teoría y los datos se conoce como la paradoja de Deaton, el cual mostró que la clave para resolverla – y por ende una mejor comprensión de los datos macroeconómicos generales - es el estudio de los ingresos y el consumo de las personas, cuyos ingresos fluctúan de una manera totalmente diferente a la renta media.

En resumen, las principales características de la investigación de Deaton en el comportamiento del consumidor en el tiempo son: la interacción entre la teoría y los datos y la interacción entre el comportamiento individual y los resultados agregados.

Su trabajo sobre el consumo y el ahorro evidenció  que los datos agregados solo podían conciliarse con la teoría si se tomaba el comportamiento de consumo individual basado en los procesos de ingreso individuales. Esto quiere decir que, para entender bien el comportamiento del consumo y el ahorro, necesitamos datos de ingreso y consumo individuales, que nos permitan establecer diferencias entre tipos de consumidores (edad, clase social, etc.). Los datos agregados de la sociedad asumen que hay un comportamiento social promedio y por eso no proveen suficiente   información que profundice el conocimiento de tan importante tema. De esta manera, Deaton  ha jugado un papel fundamental en el cambio de la literatura macroeconómica  acerca  del consumo y el ahorro hacia una literatura basada en modelos empíricos microfundamentados.

Los datos de hogares y la economía del desarrollo: ¿Cómo podemos mejorar la medición y el análisis del bienestar y la pobreza?

En la década de los ochenta muchos estudiosos pensaban que la economía del desarrollo presentaba un importante problema. A las teorías existentes que explicaban el desarrollo, o el subdesarrollo, les faltaba el rigor que caracteriza a otros campos de la economía. 

Preguntas básicas sobre el alcance de la pobreza y cómo los hogares pobres responden a sus entornos económicos y físicos, no eran resueltas con credibilidad debido a la falta de datos y métodos analíticos apropiados. Actualmente esta situación ha cambiado debido a que  el tema, hoy en día, está dominado por la investigación micro econométrica sobre la alta calidad de la base de datos acerca de los hogares. Las investigaciones realizadas durante las últimas dos décadas han mejorado nuestra comprensión de los mecanismos esenciales de  los países en desarrollo y, de igual forma, ha proporcionado una serie de ideas que son relevantes  para la formulación de políticas. Entonces, Angus Deaton ha jugado un papel fundamental en esta transformación, pues su trabajo  sobre el desarrollo abarca un amplio espectro de aportes metodológicos y sustanciales: de detalles sobre cómo medir la pobreza - en determinados países y en el mundo - a los análisis empíricos pioneros de micro datos de encuestas de hogares.

La pobreza se define de forma natural a escala individual (el recuento se hace por persona), mientras que los datos de consumo se obtienen normalmente a nivel de hogares. El método más común es conocer el bienestar individual a través de la medición de los gastos totales del hogar y obtener el gasto per capita, lo que supone que un niño consume tanto como un adulto. En este caso, Deaton ha insistido en que los datos macroeconómicos agregados de renta y consumo son imperfectos para medir la realidad. Así, por ejemplo, en la medida en que el gasto de los niños representa alrededor   del 30 o 40%  correspondiente a un adulto, las estadísticas de renta per capita no son exactas y, en ocasiones, sobreestiman la pobreza.

También ha puesto de relieve los peligros de las comparaciones entre países de cifras de pobreza cuando se utilizan datos de las cuentas nacionales, y cuando se utilizan datos de encuestas de hogares. De acuerdo con Deaton, muy seguramente  todas estas dificultades  son producto de que las cifras de pobreza en América Latina no sean creíbles. Según el economista escocés, la medición de la pobreza  en América Latina presenta serias dificultades que con respecto a  otra región del mundo, pues las encuestas de medición se basan en un modelo anticuado, en donde los encuestadores en temas de pobreza, hacen las preguntas equivocadas y los encuestados temen decir la verdad. Esto suscita un importante debate sobre la metodología que se lleva a cabo en Latinoamérica para medir este  flagelo, pues con base en las cifras es que se toman medidas de política, de ahí la importancia de obtener las que se  ajustan con mayor precisión a la realidad.

Los estudios de este economista demostraron que la alimentación deficiente no genera pobreza sino que es una consecuencia de ella, y en consecuencia,  si los ingresos familiares son bajos, los padres tienden a privilegiar a los niños y dejar atrás a las niñas en cuestiones relacionadas con la alimentación y la educación. La evidencia ha mostrado que existe una clara discriminación hacia las mujeres cuando los hogares se encuentran en situaciones adversas.

Deaton defendió el uso de las encuestas de hogares como medios para medir los niveles de pobreza y de vida, y para identificar sus determinantes. De hecho, Deaton apoyó el esfuerzo que realizó el Banco Mundial , a principios de la década de 1980, en la recolección de datos a hogares en el estudio de medición de los niveles de vida, que buscaba recopilar datos sobre los hogares  más pobres del mundo, analizarlos y realizar investigaciones sobre métodos de encuestas. El trabajo de Deaton consistió en escribir varios documentos de antecedentes para el proyecto, incluyendo la forma de medir el bienestar del hogar.

Aunque el consumo produce bienestar, no es su único determinante. En algunos de sus más recientes trabajos, Deaton ha considerado otros factores también importantes como la salud, la cual, además de tener un papel decisivo en la determinación del ingreso y las posibilidades de consumo, también es un elemento importante de bienestar per se. Por lo tanto, para medir y entender el bienestar requiere comprender la relación entre la salud y los ingresos, así como la distribución de estos en la población. 

Cuando llamaron a Angus Deaton desde Suecia para informarle que había sido el ganador del Nobel de Economía, quisieron conocer su opinión sobre la crisis migratoria actual y la situación económica mundial.  

Deaton expresó que los pobres desean salir de esa condición y, sin embargo, enfatizó también en el hecho de que entender el problema no necesariamente conduce a su solución.

Deaton dijo también que, a pesar de que los niveles de pobreza han bajado en el mundo, aún sigue siendo un  problema que urge una solución, pues existen muchas personas cuya situación es realmente  mala. El cambio climático y los enormes niveles de desigualdad son ejemplos de cuando un acelerado consumo causa daño a otros y debe ser objeto de intervención.

Reflexiones finales

La investigación del profesor Deaton ha abordado temas de gran importancia práctica y sus contribuciones han influenciado la formulación de políticas en los países en desarrollo y desarrollados. Por ejemplo, el Sistema Casi Ideal de Demanda es útil para la toma de decisiones en materia de política económica y ha tenido un enorme impacto en el mundo académico, además de ser considerablemente influyente en la evaluación de la política práctica. 

El consumo de bienes y servicios es un determinante fundamental del bienestar humano. La distribución del consumo entre las personas tiene relación con muchas cuestiones importantes - incluyendo la desigualdad y la pobreza - en los ámbitos económicos, políticos y sociales de la sociedad. En la mayoría de países, el consumo agregado es el mayor componente de la demanda agregada y, como tal, representa gran parte de la variación en el tiempo de la actividad económica. Para un determinado nivel de ingresos, el consumo determina el ahorro, y por lo tanto, la inversión a través de la oferta de capital. Por lo anterior, es normal y comprensible que el consumo haya estado en el centro de la investigación económica en el transcurso del último siglo.

Deaton hace un gran aporte a la academia, a través del establecimiento de su paradoja, que complementó las dos teorías más importantes relacionadas con el consumo y el ahorro intertemporal. La teoría del ingreso permanente y la del ciclo de vida, llegaron a jugar un papel importante en la investigación macroeconómica. En varios artículos escritos alrededor de 1990, Deaton y sus coautores probaron una serie de implicaciones importantes y estas pruebas vendrían a cambiar la visión básica de los vínculos entre la teoría y los datos.

Los conocimientos proporcionados por el trabajo de Deaton sobre el consumo y los ingresos han tenido una influencia  en la investigación macroeconómica moderna. Los investigadores de la macroeconomía, de Keynes en adelante, se habían basado únicamente en datos agregados. Incluso, si su propósito es comprender las relaciones en un nivel macro, los investigadores de hoy en día, por lo general comienzan en el nivel individual y luego suman los comportamientos individuales para calcular los agregados de toda la economía. Aquí radica entonces una de las más importantes cualidades de este economista escocés, y es conectar la teoría y la medición, y lograr vincular los datos macro y micro utilizando métodos estadísticos pertinentes. Esto permite que se aborden temas macroeconómicos complejos, con ejercicios microfundamentados, que cada vez son más comunes dentro de los investigadores.

La influencia perdurable de esta idea se ve en la  investigación que macroeconomistas ahora dedican al análisis de la dinámica de los ingresos. Hoy en día, la macroeconomía no sólo se trata de estudiar la dinámica de las variables agregadas, se trata de estudiar también la dinámica de "toda la distribución de equilibrio de las asignaciones a través de los agentes económicos individuales."

Referencias:

http://www.nobelprize.org/

http://www.expansion.com/blogs/conthe/2015/10/13/angus-deaton-de-la-econometria-a-la.html

http://www.pressreader.com/argentina/diario-lagaceta/20151013/281762743091322/TextView

http://www.informador.com.mx/economia/2015/619342/6/cifras-sobre-pobreza-en-al-no-son-creibles-angus-deaton.htm

[1] El galardón oficialmente se llama Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, pero no formó parte de los reconocimientos originales que indicó Nobel en su testamento de 1895.

Compartir este artículo