En 2013 el área nueva para oficinas jalonó el sector de la construcción de Bogotá

Autor: 
Henry Rincón Melo

Los resultados obtenidos en 2013 muestran que la dinámica en la construcción estuvo determinada por los destinos no residenciales (especialmente oficinas) con un crecimiento en el área total en proceso de 21.2% y una caída en la construcción de vivienda de -11%. No obstante, se observa un repunte del sector hacia finales de 2013 reflejado en los despachos de cemento, el empleo sectorial, las ventas y la financiación de vivienda, como resultado, en gran medida del plan PIPE y los subsidios a la demanda. Igualmente, la existencia de un stock de licencias que aún no inician obra, calculado por la SDDE en más de 38 mil viviendas (54% Vis), evidencia que existen las condiciones para una reactivación del sector para el año que inicia.

tn_MAO_6676.jpg
Foto:OdeBogotá

En 2013 los destinos no residenciales jalonaron el crecimiento de la construcción en Bogotá

Si bien el área total en proceso de construcción no se puede adicionar para el año completo de 2013, dado que gran parte de esta corresponde a obras que continuaban en proceso, en promedio dicha área cayó 2.9%, respecto a 2012. En este resultado incidió la dinámica de la vivienda, debido a su peso dentro del total de las edificaciones, el cual para 2013 fue del 69%. Efectivamente el área total en proceso de construcción destinada a vivienda disminuyó 11% entre 2012 y 2013. No obstante, esta caída fue contrarrestada por el aumento del área en proceso para otros usos diferentes al habitacional (21.2%), al pasar de 1.593.309 a 1.931.306 m2. Específicamente, las oficinas registraron un acrecimiento de 45.5%, equivalente a 224.432 m2 adicionales De lo anterior, se puede inferir que fue la construcción de edificaciones no residenciales la que jalonó tanto el empleo como los despachos de cemento, en el último trimestre de 2013.

Teniendo en cuenta la composición del área en proceso, las obras nuevas para el conjunto de las edificaciones, fueron las que registraron un mejor comportamiento, respecto a los reinicios y al área que continuó en proceso. El área que inició proceso de construcción en 2013 creció 1.3%, respecto a 2012. Este resultado se explica en primera instancia por las iniciaciones de los destinos diferentes al habitacional (15.7%), lo mismo que a la vivienda de precios superiores a 135 smmlv (No Vis), que reportó un aumento de 4.7%. Por el contrario, la Vivienda de Interés Social cayó 36.3% (237,347m2 menos que en 2012), explicado tanto en el segmento de Vivienda de Interés Prioritaria (-57.4%), con en el tope de VIS (70 a 135 smmlv), con una disminución de 26.2%. Vale la pena destacar la relevancia que tienen las obras nuevas debido a que “sustituyen” aquellas obras que culminan, al mismo tiempo que suman a las obras en proceso, generando empleo y encadenamientos positivos con otros sectores de la economía.

En términos de unidades de vivienda, mientras que en 2012 de iniciaron 35.159 unidades, en 2013 dicho número bajó a 31.750 viviendas. Por rangos de precios, el DANE reportó una disminución en 4.575 viviendas sociales y un aumento en 1.166 unidades de No Vis. Este comportamiento es coherente con los resultados de ventas de vivienda en la ciudad, pese a que existe un rezago entre estas y el inicio de la obra. Efectivamente, tanto las ventas como las viviendas que iniciaron proceso de construcción muestran una tendencia a la baja a partir de 2010. Particularmente, en 2013 la caída en las ventas es menor al de las iniciaciones (-0.3% frente a -9.7%). No obstante, los resultados en materia de ventas mensuales después de agosto de 2013 (tanto de Vis como de No Vis), indican un posible cambio en la tendencia, específicamente como resultado de los incentivos a la vivienda contemplados en el Plan de Impulso al Empleo y la Productividad (PIPE) y los subsidios a la demanda del nivel nacional y distrital.

Puntualmente, los efectos del plan PIPE se han visto reflejados en el crecimiento de los créditos individuales entregados para compra de vivienda nueva y usada que para 2013 en la capital del país fue de 21.6%, al pasar de 2.6 a 3.1 billones de pesos constantes, entre 2012 y 2013. En este sentido, mientras que en el primer trimestre de 2013, se registró una caída en la financiación de vivienda superior al 10%, en el tercer y cuarto trimestre dichos porcentajes ascendieron a 43.1% y 38.2%, respectivamente.

El panorama anterior se complementa con el stock de edificaciones que cuenta con una licencia, pero que aún no ha iniciado construcción en Bogotá. De acuerdo con últimos cálculos de la Dirección de Estudios Socioeconómicos de la Secretaría de Desarrollo de Bogotá, dicho stock ha alcanzado los 4.3 millones de m2, a diciembre de 2013, de los cuales el 83% correspondía a vivienda (3.5 millones de m2). En unidades esta área equivale a 38,424 viviendas que tienen un permiso de construcción pero que por distintas razones no inician obra. Adicionalmente, llama la atención que del total del área que no inicia construcción, cerca del 54% comprende Vivienda de Interés Social y el porcentaje restante a No Vis.

El principal sistema constructivo de vivienda en Bogotá corresponde al de mampostería confinada

El sistema constructivo se define como el método implementado para construir una obra, teniendo en cuenta los materiales estructurales de construcción y acabados (DANE-metodología CEED). Por tanto, medir los sistemas constructivos de las edificaciones, permite entender, entre otros aspectos, el tipo de encadenamientos con otros sectores, los materiales utilizados, lo mismo que la intensidad de mano de obra ocupada.

De acuerdo con el Censo de Edificaciones que realiza el DANE, el principal sistema utilizado para construir vivienda en la capital del país, en 2013, fue el de mampostería confinada (56.3%), entendido como la unión de ladrillos de concreto o arcilla por medio de mortero, además de vigas y columnas de amarre de concreto reforzado. En segundo nivel de importancia están los sistemas industrializados (37.8%) definidos como aquellos cuyo proceso de construcción es principalmente mecanizado. La mampostería estructural fue utilizada en cerca del 6% del área iniciada y se define de manera análoga a la confinada, excepto porque presenta refuerzos con celdas rellenas, que tienen espacios vacíos o huecos, con refuerzos horizontales.

Compartir este artículo

No olvide: 

El área nueva en proceso para otros usos diferentes al habitacional aumentó 21.2%, en 2013. Las oficinas registraron un crecimiento de 45.5%, en el área en proceso equivalente a un aumento de 224.432m2. Los créditos entregados para compra de vivienda nueva y usada aumentaron 21.6%, al pasar de 2.6 a 3.1 billones de pesos constantes, entre 2012 y 2013. En 2013, los principales sistemas utilizados para construir viviendas en la capital del país, fueron mampostería confinada (56.3%) y sistemas industrializados (37.8%). En 2013 se vendieron 29,144 viviendas y se iniciaron 31.750 unidades, en la capital del país.

Temáticas: 
Publicaciones: