Tecnologías de la Información y la Comunicación: un análisis regional

Autor: 
Deison Luis Dimas Hoyos

Las relaciones sociales en el mundo actual se encuentran cada vez más permeadas por el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Desde las actividades más simples, como pedir un taxi, hasta las actividades de mayor complejidad, como el procesamiento de grandes bases de datos, están cambiando la vida de las personas, empresas e instituciones de una manera sin precedentes, en un planeta cada día más globalizado.

Tic01.jpg
Foto: Ministerio TIC Colombia / photo on flickr

Las relaciones sociales en el mundo actual se encuentran cada vez más permeadas por el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Desde las actividades más simples, como pedir un taxi, hasta las actividades de mayor complejidad, como el procesamiento de grandes bases de datos, están cambiando la vida de las personas, empresas e instituciones de una manera sin precedentes, en un planeta cada día más globalizado.

Varias temas surgen luego de ver el uso masivo de las TIC, entre las que se encuentran: los aportes al desarrollo económico, como por ejemplo, la generación de empleo, nuevas oportunidades de negocio, acceso a un cúmulo de información útil para las decisiones, etc. No obstante, también ha implicado cambios culturales no tan deseables como el mal uso de internet, la inequidad en el acceso, entre otros.

Ante esto surge el interrogante: ¿Cómo está Bogotá y la región central en cuanto a cobertura y uso de las tecnologías de la información y la comunicación? ¿Cuáles son los retos de la ciudad a mediano plazo en la materia? ¿Qué se ha hecho en materia de estudios micro-sectoriales? Por lo tanto, la búsqueda de una respuesta a estos interrogantes se convierte en el motivo por el cual se escribe esta nota editorial elaborada por el Observatorio de Desarrollo Económico de Bogotá –ODE-, con el objetivo de aportar al en el diagnóstico general con criterio territorial, y de igual forma, proponer alternativas en la inserción al desarrollo económico de la ciudad.

Aunque el nivel de detalle de la información del sector de las TIC no permite dimensionar de manera precisa su aporte al Producto Interno Bruto de la ciudad, se puede identificar un gran potencial en cuanto a la masificación del acceso y el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación de la ciudad, lo cual se refleja, entre otros aspectos en la generación de un importante volumen de empleo.

En cuanto a coberturas, el uso de celular, computador e internet, presenta tasas altas respecto a otros municipios e incluso regiones que colindan con la ciudad; estas últimas, favorecidas por la cercanía a la capital. En los resultados que se concluyen de esta nota, se observa que, localidades como Teusaquillo, Chapinero, Barrios Unidos y Usaquén, presentan altas tasas de cobertura en el acceso a las TIC. Por el contrario, territorios del sur de la ciudad (Usme y Ciudad Bolívar) y municipios como Medina, San Juan de Rio Seco y El Rosal, tienen baja cobertura.

En la primera parte de la nota editorial, el objetivo es mostrar la importancia del sector de las TIC en los aspectos del crecimiento del Producto Interno Bruto de Colombia y la ciudad, así como de la generación de empleo y el emplazamiento geográfico de las empresas que se dedican a esta actividad.

El aporte de las TIC en el crecimiento de la ciudad

“El progreso tecnológico es una importante fuerza que impulsa el crecimiento económico. En particular, la infraestructura de TIC ha atraído mucha inversión y generado importantes ingresos fiscales y oportunidades de empleo en los países en desarrollo” (Banco Mundial, 2014). Si bien nuestro país ha avanzado bastante en esta materia, principalmente en los últimos diez años, la inversión y el aporte al Producto Interno Bruto aún es insuficiente.

Según el reporte Global de Tecnologías de Información de 2015[1], realizado por el Foro Económico Mundial, Colombia obtuvo una calificación de 4,1 en el Índice de Preparación a la Conectividad (IPC) en una escala de 1 a 7, ocupando el puesto 64 entre 143 países analizados y el 5° puesto en Latinoamérica después de Chile, Uruguay, Costa Rica y Panamá. El resultado también muestra que el país pierde una posición respecto al año anterior y su posición relativa respecto a otros países no ha mejorado mucho en los últimos tres años.[2]

Gráfica 1. Evolución de la posición de Colombia en el Índice de Preparación a la Conectividad (IPC), 2001- 2015

Fuente: Reporte Global de Tecnologías de la Información-FEM, ediciones 2001-2015.

* Posición relativa: se refiere al porcentaje de países superados por Colombia.

En Colombia, la actividad asociada a las TIC se mide en el Producto Interno Bruto total[3] dentro del sector de correo y telecomunicaciones. Según lo indicado por la cartera ministerial asociada, la dinámica de este sector has estado ligada a la actividad económica del país desde el año 2010, creciendo en ese periodo 3,2 puntos porcentuales (p.p.) por encima del crecimiento general de la economía colombiana[4]. El pico más importante de crecimiento del sector se registró de 2006 a 2007, donde se presentaron tasas anuales que oscilaban, en promedio, entre el 15 y 20%. Es importante mencionar que este incremento estuvo influenciado por la llegada de empresas de telefonía celular y el crecimiento constante de la telefonía móvil y de paquetes de internet con televisión que llevó al aumento en términos de cobertura.

En el primer y segundo trimestre de este año, el sector de las telecomunicaciones ha presentado dificultades que se han reflejado en un crecimiento negativo, debido a la caída en los ingresos de las empresas por la pérdida de suscriptores y grandes clientes. Asimismo, ha contribuido la proliferación del servicio de telefonía prepago y la disminución de las tarifas de telefonía móvil debido a las cláusulas de permanencia.

Gráfica 2. Crecimiento anual del valor agregado de la actividad correo y telecomunicaciones. Bogotá y Colombia (2001 – 2015 II trimestre). (Var. % anuales)

Fuente: DANE- Cuentas Nacionales

El aporte al empleo

Por el lado de empleo y a diferencia de la medición del crecimiento económico del sector, las estadísticas de empleo medidas a partir de la Gran Encuesta Integrada de Hogares GEIH del DANE, permiten dimensionar la ocupación generada por las distintas actividades que hacen parte de las TIC (correo y telecomunicaciones e informática y actividades conexas).

Gráfica 3. Empleos del sector de la tecnologías de información y comunicación, Bogotá. 2007- 2014 (miles de personas)

Fuente: DANE- GEIH. Cálculos ODEB

Los sectores de la economía ligados a las TIC generan al año, un promedio de 120 mil empleos directos, participación aproximada del 3% de los empleos en la ciudad; siendo el de mayor importancia el sector de correo y telecomunicaciones, que concentra el 64% del total del empleo en el sector.

Como aspecto coyuntural, en 2014, las bajas tasas de crecimiento en el sector repercutieron en la capacidad de generación de los empleos, afectando a la actividad de telecomunicaciones, en donde se dejaron de generar 12 mil empleos respecto al año anterior. Caso contrario ocurrió con el sector de la informática, que registró un crecimiento de 6% en los nuevos puestos de trabajo.

Empresas del sector de las TIC

Los registros de la Cámara de Comercio de Bogotá nos ilustran el mapa territorial de las empresas y establecimientos vinculados al sector de las TIC[5]. Según los registros de la Cámara de Comercio de Bogotá, en la ciudad existen 15.475 establecimientos asociados al sector de las TIC. De estos, el 78% se dedica a actividades de telecomunicaciones; 10% al desarrollo de sistema informáticos; 9% correo y servicios de mensajería; 2% a actividades de servicios de información y 1% a actividades de programación, transmisión y/o difusión. Dentro del grupo de establecimientos que se dedican a las telecomunicaciones, la actividad que más predomina es la de comunicaciones alámbricas[6] (60%), otras actividades de telecomunicaciones[7] (24%), actividades de comunicaciones inalámbricas (14%) y actividades de comunicación satelital (1%).

Mapa 1. Población atendida por cada establecimiento, según localidad, Bogotá, 2014. (Personas por establecimiento)

Fuente: Cámara de Comercio de Bogotá, 2015, Cálculos ODE

A escala territorial, las localidades que concentran la mayor cantidad de establecimientos del sector de las TIC son Kennedy (12%), Engativá (11%) y Suba (10%); sin embargo, este dato, por sí solo, no refleja la importancia relativa del sector, debido a las diferencias poblacionales y de superficie. Para ello, se elaboraron los indicadores de establecimientos según el tamaño poblacional y área de la localidad.

El primer mapa ilustra la densidad de las empresas por número de personas. De acuerdo con este indicador las localidades con mayor número de personas por establecimiento son Usme y Ciudad Bolívar. Por otro lado, Los Mártires, La Candelaria, y Chapinero presentan las menores proporciones de personas por establecimiento. Esto significa que las dos localidades del sur, a pesar de tener una alta población, tienen un déficit de establecimientos para la telecomunicación y acceso de información, contrario a lo que ocurre con otras localidades del norte y centro de la ciudad.

Mapa2. Establecimientos de las TIC según tamaño de localidad, Bogotá, 2014. (Establecimientos por km2)

Fuente: Cámara de Comercio de Bogotá, 2015, Cálculos ODE

Por su parte, el mapa 2 ilustra la cobertura de los establecimientos de TIC en función del tamaño en km2 de cada localidad. Como se observa, mientras en Los Mártires existen 116 establecimientos de TIC por cada kilómetro cuadrado; en Ciudad Bolívar esta proporción no llega ni a 5 establecimientos por cada kilómetro. No obstante, es importante tener en cuenta que localidades como Usme y Ciudad Bolívar, tienen una extensa área rural, que hace que el indicador sea subestimado.

Acceso de la población a las Tecnologías de la Información y la Comunicación

Existen varias fuentes de información que dan cuenta del acceso en materia de TIC. Entre ellas la Encuesta de Calidad de Vida (ECV) brinda un dato anual de cobertura a nivel de hogar y personas sobre el uso, posesión de ciertos bienes y servicios relacionados con las TIC (celular, televisor, acceso a internet, etc), aunque a una escala muy agregada (Bogotá).

No obstante, la Encuesta Multipropósito para Bogotá realizada en el año 2014 brinda gran cantidad de información socioeconómica, entre ella el nivel de cobertura de los hogares en materia de TIC, no solo para las 19 localidades de la capital, sino también para 20 municipios de la sabana de Bogotá y 11 cabeceras de provincia del departamento de Cundinamarca.

Uso de computador

El 63% de la población mayor de 10 años que vive en Bogotá usa con frecuencia computador, seis puntos porcentuales más que lo registrado en 2011. La mayoría lo usa todos los días a la semana (39,3%) y en menor proporción una vez a la semana (19,4%). En el agregado de los 31 municipios de la sabana y cabeceras de provincia de Cundinamarca, el porcentaje de población que usa computador es de 50,3%.

Según rangos etarios, las personas que más usan el computador en Bogotá son los jóvenes. De hecho, el 82% de las personas, entre los 14 y 28 años, usa este equipo con frecuencia; contrario a lo que sucede con las personas mayores de 46 años, donde el porcentaje de uso es de 37%. En la región de la sabana y de las cabeceras de provincia, los jóvenes siguen siendo los mayores usuarios del computador, con una participación porcentual de 72,1%, mientras que en las personas mayores de 46 años dicha proporción es del 21,4%.

En cuanto a las diferencias por sexo, en promedio las mujeres usan menos el computador que los hombres (65% frente a 60,2%). Sin embargo, esta brecha no es tan pronunciada en la región centro (31 municipios), pues el 51% de los hombres usa computador, mientras que en el caso de las mujeres la proporción asciende a 49,5%.

Diferenciando a las personas según la actividad principal realizada, las personas en Bogotá que más usan computador son aquellas que no trabajan (69,5%); en contraste con las personas que se desempeñan alguna labor productiva (64%), lo mismo que aquellas que no se encuentran fuera de la población económicamente activa (59,9%)[8].

Dentro de los aspectos generales, en Bogotá, el principal sitio en donde se utiliza el computador es el hogar (75%), alternado con el trabajo (35%) y el establecimiento educativo (19%). Solo el 11% de las personas que residen en Bogotá frecuentan el uso de computador en un café internet.

Mapa 3. Proporción de personas que usa computador en Bogotá y la región de la sabana – cabeceras de provincia de Cundinamarca, 2014. (%)

Fuente: DANE- Encuesta Multipropósito Bogotá, EMB 2014

Dentro de la escala territorial, como se observa en el mapa, las localidades con mayor uso de computador son Teusaquillo (84%) y Chapinero (82%), seguidas de Usaquén (74%), Barrios Unidos (71%). Caso contrario ocurre en las localidades de Usme (46%), Ciudad Bolívar (51%) y Bosa (54%), donde la utilización de computador es inferior al promedio de la ciudad.  

En la región, los municipios que registran mayor uso de computador son aquellos ubicados cerca de Bogotá, en especial en la zona de la sabana noroccidente. Este es el caso de Chía (65,5%) y Cota (60,2%). En el municipio de La Calera (64%) también es destacable el alto porcentaje de personas que usan computador. Por el contrario los municipios con menores coberturas de uso de computador dentro de la Sabana y las cabeceras de provincia son Medina (24,2%), El Rosal (37,3%) y San Juan de Rio Seco (38,7%)

Uso de internet

Los resultados de la Encuesta Multipropósito muestran que el 66% de la población de Bogotá usa con alguna frecuencia internet. Al igual que el computador, la mayor utilización se da durante todos los días a la semana, seguido de al menos una vez al mes, pero no cada semana. Los jóvenes son los principales usuarios de la red, pues 87 de cada 100 jóvenes entre 14 y 28 años en la ciudad se conecta con frecuencia.

En los municipios de la Sabana el 53,1% de la población usa internet (29,6% todos los días a la semana), aunque en menor proporción respecto a Bogotá. Los jóvenes siguen siendo los que más se conectan, con una proporción de 77,6%. En los 31 municipios de la región comprendidos en el estudio, solo el 21% de las personas mayores de 46 años se conecta con alguna frecuencia a internet.

En promedio en Bogotá los hombres usan más internet que las mujeres (68,5% frente a 63,0%); mientras que en la sabana y los municipios de provincia se mantiene esta tendencia, pero con una menor brecha: 54,2% hombres y 52,2% mujeres.

Según la actividad principal realizada no existe mucha diferencia. El 74,7% de las personas sin trabajo acceden a la red, mientras que aquellos que desarrollan alguna actividad laboral la proporción es del 68,1%. El lugar de mayor predominio del uso de internet es la casa (78%), porcentaje superior al registrado en la sabana y municipios cabecera de provincia (67%).

En cuanto a otros sitios de conexión en la capital del país, el 36% de las personas se conecta en el trabajo, 19% en las instituciones educativas y solo el 11% se conecta con frecuencia en un café internet, proporción es casi el doble en el caso de los municipios de la Sabana y las cabeceras de provincia (21%).

A nivel territorial el panorama del uso de internet es muy similar al del computador. En Bogotá, las localidades con mayor cobertura, en cuanto al acceso a internet son Teusaquillo (86%) y Chapinero (84%), seguidas de Usaquén (76%), Suba, Engativá y Barrios Unidos, con una cobertura cercana al 72%.

En el territorio de la sabana y municipios de provincia, los municipios de mayor cobertura de internet son Chía (69%) y La Calera (67,3%). Le siguen Cota (63,4%) y Mosquera (62,8%). En el orden inverso, las menores coberturas de conexión a internet están en Medina (29,1%), San Juan de Rio Seco (38%) y El Rosal (38,2%).

Otro de los aspectos que indagó la Encuesta Multipropósito fue la razón de utilización de la internet. Los criterios que priman en la ciudad de Bogotá son: obtener información (68%) y para correo y mensajería (67%), seguida de conexión a redes sociales (65%).

Mapa 4. Proporción de personas que accede a internet en Bogotá y la región de sabana – cabeceras de provincia de Cundinamarca, 2014. (%)

Fuente: DANE- Encuesta Multipropósito Bogotá, EMB 2014

Teléfono celular

Las cifras presentadas al comienzo de esta nota mostraron que uno de las grandes actividades económicas de mayor expansión en la ciudad y en Colombia en materia de telecomunicación en los últimos quince años, es el uso del celular. En Bogotá la proporción de personas que tiene teléfono celular es del 86,6%.

Los resultados también muestran que las localidades de Bogotá con mayor porcentaje de tenencia de celular son Teusaquillo (93,4%) y Chapinero (92,6%), seguidas de Usaquén y Engativá, con 91,5% y 90,5%, respectivamente. Las localidades con menor tenencia de celular son San Cristóbal (79,7%), Santa Fe (80%), Ciudad Bolívar (81,2%) y Usme (81,3%).

En la región, los municipios que presentan mayores proporciones de tenencia de celular son: La Calera, Sopó y Subachoque, todos con 90,3%. Ocurre lo contrario con San Juan de Rio Seco (75,1%), Sibaté (77,2%) y Soacha (78,4%), donde se registran las menores coberturas de tenencia de este elemento de comunicación.

Conclusiones

Aunque el nivel de detalle de la información del sector de las TIC no permite dimensionar de manera precisa su aporte al Producto Interno Bruto de la ciudad, se puede identificar un gran potencial en cuanto a la masificación del acceso y el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación de la ciudad, lo cual se refleja, entre otros aspectos en la generación de un importante volumen de empleo.

La masificación de las TIC en la ciudad y en la región presenta desarrollos y procesos diferenciados. En la zona sur de la ciudad se perciben bajas densidades de empresas por habitante y área, eso ha repercutido en una baja cobertura de uso y tenencia de bienes y de servicios asociados a las TIC.

Dado el potencial de consumo de este tipo de tecnologías en la ciudad (TransmiSitp, Mi Transmi, Moovit, Waze), por el lado de la demanda, lo ideal sería potencializar la innovación y la investigación en el distrito y la región, a través de la creación de aplicaciones móviles que contribuyan a solucionar los principales problemas de la ciudad y de la región en su conjunto.

Se podría pensar, por ejemplo, en aplicaciones que centralicen la búsqueda de empleo, reorienten la oferta y la demanda de puestos de trabajo que puedan servir como termómetro de la dinámica del mercado laboral, como pasa en los países más desarrollados, como EEUU. Aunque LinkedIn, Troovit o Infojobs para buscar empleo o posicionar un perfil profesional determinado, estas redes no tienen el enfoque local, por ende, son de carácter global y dependen mucho de las decisiones de las empresas para publicar una vacante o no. Hay que aprovechar la existencia de un centro como el Servicio Público de Empleo, para que con esa estructura institucional se pueda implementar la articulación de la búsqueda de empleo, las vacantes laborales con las nuevas tecnologías de la información y las aplicaciones que son útiles para esto.

Como complemento de lo anterior se obtendría, en materia de gobernanza y comunicación con el ciudadano, un reporte y una respuesta inmediata a un problema, todo esto en tiempo real. Por ejemplo, en Medellín, existe la aplicación HuecosMed, útil para reportar los huecos en las vías de la ciudad.

Para empezar a implementar un plan de masificación de las TIC, ya se cuenta con mucha información en aspectos como el consumo, uso y coberturas de internet, televisión, y otros medios de comunicación. Sin embargo, los resultados globales, desde el punto de vista de la oferta, aún adolecen de investigaciones que cuenten con aspectos como la territorialidad, continuidad en el tiempo y la escala sectorial.

Bibliografía

Banco Mundial. (2 de Abril de 2014). Obtenido de World Bank Web Site: http://www.bancomundial.org/es/results/2013/04/13/ict-results-profile

[1] Para mayor información, puede consultar el documento síntesis elaborado por la Dirección de Desarrollo Empresarial del DNP, en el siguiente enlace: https://colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Desarrollo%20Empresarial/Informe_TIC_2015_final.pdf

[2] El Índice de Preparación a la Conectividad (IPC) está compuesto por cuatro subíndices que miden, a saber: i) entorno de las TIC, ii) disponibilidad de las TIC, iii) uso efectivo de estas tecnologías por parte de los principales grupos de interés en la sociedad; y, por último, iv) impacto que generan las TIC en la economía y en la sociedad. En Colombia, la aplicación de esta encuesta es responsabilidad del Departamento Nacional de Planeación como asociado nacional del FEM (Foro Económico Mundial). La Encuesta de Opinión Empresarial- EOE- fuente del RGTI 2015 se aplicó entre los meses de marzo y abril de 2014.

[3] Según las clasificaciones de Cuentas Nacionales adoptadas por Colombia, no es posible desagregar el aporte de otra actividad relacionada con esta materia como es el “desarrollo informático”, el cual se encuentra contenido en una gran rama de actividad llamada “servicios a las empresas”.

[4] Panorama TIC | Publicado en marzo de 2015. Ministerio de las TIC.

[5] Como criterios metodológicos se tiene en cuenta lo siguiente: se mapea el número de establecimientos. Los códigos de clasificación de actividades CIIU Rev. 4, seleccionados para clasificar el sector de las TIC son las divisiones: 53-Correo y servicios de mensajería; 60- Actividades de programación, transmisión y/o difusión; 61-Telecomunicaciones; 62- Desarrollo de sistemas informáticos (planificación, análisis, diseño, programación, pruebas), consultoría informática y actividades relacionadas; y 63- Actividades de servicios de información.

[6] Esta clase incluye los establecimientos que facilitan el acceso a los servicios para la transmisión de voz, datos, sonido y video, utilizando una infraestructura de telecomunicaciones alámbrica, es decir , sistemas de conmutación y transmisión, sistemas de distribución por cable, compañías de telefonía local y larga distancia, suministro de acceso a internet por el operador de la infraestructura, etc.

[7] Esta clase incluye establecimientos como el café internet, en donde prima el servicio de internet, recargas en línea, servicio de cabinas, suministro de aplicaciones especializadas de telecomunicaciones, explotación de las estaciones terminales de comunicaciones por satélite, etc.

[8] La población económicamente inactiva es aquel grupo poblacional que no está trabajando, no desea o no está consiguiendo empleo. Por lo general, son los incapacitados permanentes para trabajar, rentistas, pensionados, estudiantes con dedicación exclusiva al estudio, amas de casa sin ningún trabajo remunerado, entre otros.

Compartir este artículo