Inversión Extranjera Directa. Banrep

Autor: 
José Maria Roldán

En septiembre de 2008 la inversión en sectores diferentes al minero ascendía a US$1.938 millones, mientras que en el mismo periodo del presente año, esta cifra tan solo alcanza US$1.116 millones, lo que equivale a una caída de 42%.

ComercioExterior03.jpg
Fotografo ODE

Inversión extranjera Directa. Banrep

  1. En el periodo enero-septiembre de 2010 la IED en Colombia fue US$6.714 millones.

 

  1. El 83% del total de la inversión extranjera directa corresponde al sector de minería e hidrocarburos.

                                                                            

  1. Si bien es una muy buena noticia el aumento en la IED en el sector minero y de petróleos, el problema radica en el impacto que el abundante ingreso de divisas puede generar sobre la tasa de cambio y consecuentemente sobre la competitividad de los demás sectores de la economía colombiana.

En lo corrido del año hasta el 10 de septiembre, la inversión extranjera directa en Colombia ascendió a US$6.714,9 millones, lo que representa un incremento de 17,9% respecto al mismo periodo de 2009. Lo que a primera vista parece una excelente notica, debe examinarse con mayor rigor. El 83% del total de la inversión extranjera directa, es decir US $5.598,7, corresponde al sector de minería e hidrocarburos, mientras que el restante 16,6% de la IED se dirige a otros sectores diferentes al de minas y petróleo.

Actualmente el país vive un auge petrolero importante, lo que junto al incentivo de los altos precios internacionales, convierte a éste en un destino importante para los inversionistas internacionales. Esto es una muy buena noticia, pues la mayor producción de petróleo tiene un efecto positivo sobre las cuentas fiscales, los dividendos de Ecopetrol y las regalías,  no obstante, el problema radica en el impacto  que el abundante ingreso de divisas puede generar sobre la tasa de cambio. Lo anterior teniendo en cuenta que la inversión extranjera es el principal determinante del comportamiento de la tasa de cambio en el largo plazo.

El primer efecto es la apreciación de la moneda, y el consiguiente debilitamiento de la competitividad de los sectores transables como agro e industria. En este sentido, es importante mencionar que mientras las exportaciones de petróleo a julio se han incrementado 90%, las exportaciones de bienes no tradicionales (manufacturas en su mayoría) han caído 7,8%. Preocupa entonces,  que Colombia este padeciendo los síntomas de una “enfermedad holandesa”

Resulta entonces pertinente que el gobierno estudie medidas para atenuar los efectos nocivos que este boom petrolero podría tener sobre la competitividad de los demás sectores de la economía colombiana, particularmente sobre el sector de bienes transables, dentro de las que se podría mencionar la creación de un fondo de estabilización de los ingresos del petróleo que permita ahorrar los excedentes del auge en el sector petrolero para después ser utilizados como herramienta de política contra cíclica ante una eventual crisis, tal como lo hace Chile con el Fondo de Estabilización del cobre.

Por otro lado, preocupa el bajo dinamismo de la inversión extranjera en los demás sectores de la economía, particularmente en las industrias de alta y media tecnología. Esto si tomamos como ciertas las premisas que las economías más diversificadas y que fundamentan su estructura productiva en la innovación y el conocimiento son las que logran crecer más rápidamente y de manera sostenida.

En septiembre de 2008 la inversión en sectores diferentes al minero ascendía a US$1.938 millones, mientras que en el mismo periodo del presente año, esta cifra tan solo alcanza US$1.116 millones, lo que equivale a una caída de 42%.

Compartir este artículo