Ciudades, infraestructura y desarrollo económico

Autor: 
Rémy Prudâ homme & Chang-Woon Lee

Este artículo recuerda las tesis cortas de doctorado legendarias por haber hecho potentes demostraciones. Por ejemplo, la del matemático John Nash sobre juegos no cooperativos (Princeton, 1950).

cuaderno12.jpg
Foto:OdeBogotá

Algunas ciudades son más eficientes que otras. ¿Por qué? En un momento en que la mayoría de la gente vive y un sinnúmero de actividades tienen lugar en las ciudades, identificar los determinantes de la eficiencia de las ciudades es de suma importancia no sólo para los planificadores de la ciudad, sino también para los macroeconomistas.

Este trabajo considera tres potenciales factores determinantes de la eficiencia urbana, las tres «S»: el tamaño de la ciudad, la velocidad en la que las personas y los bienes se mueven en la ciudad, y la expansión de la ubicación relativa de los trabajos y hogares en la ciudad. Se trata de medir la contribución relativa de estos tres factores determinantes. En este trabajo, la eficiencia, en general definida como la productividad del trabajo, que es la producción por trabajador.

La productividad total sería un mejor indicador de la eficiencia, pero los datos sobre la productividad total de las ciudades es difícil, por no decir imposible de conseguir. Además un estudio sobre la « surproductividad » de París en relación con el resto de Francia (la proporción de la productividad de Paris frente el resto de Francia), en el que la productividad total se estimó, mostró que surproductividad laboral era un muy buen estimador de surproductividad total (Rousseau 1995).

La relación entre la productividad urbana y el tamaño urbano ha sido reconocida y estudiada por mucho tiempo. En una contribución seminal, Alonso (1971) desarrolló un modelo que asume que tanto los beneficios como los costos se incrementaban con el tamaño de la ciudad, con la curva de beneficio creciendo cada vez menos y la curva de costos aumentando cada vez más. Se sigue que hay un tamaño de ciudad para el cual la diferencia entre los beneficios y los costos, también llamado el beneficio neto, es máximo, y es el llamado tamaño óptimo de las ciudades. En términos marginales, hay una curva de beneficios marginales con pendiente negativa B(S) y una curva con pendiente positiva de costos marginales C (S): El punto en el que se interceptan define el tamaño óptimo de las ciudades.

Compartir este artículo

Tipo de Recurso: 
Archivo Adjunto
Archivo de descarga: 
Temáticas: 
Publicaciones: