Obstáculos técnicos al comercio

Autor: 
Secretaría Distrital de Desarrollo Económico y Universidad Central

El análisis sectorial realizado se sustenta en las entrevistas de profundidad realizadas a un grupo de empresarios, el desarrollo de 4 grupos focales, uno en cada subsector seleccionado, la revisión de estudios previos sobre los sectores estudiados y la investigación sobre reglamentos técnicos y normas técnicas existentes en Colombia y en los principales países con los cuales se han firmado acuerdos comerciales.

ComercioExterior04.jpg
Fotografo ODE

El sector de los cueros, calzado y marroquinería es uno de los que han sido considerados estratégicos por el Gobierno Nacional. De acuerdo con información del Plan de Negocios para este sector, desarrollado dentro del Programa de Transformación Productiva, el 98% de las empresas formales están en la categoría de micro y pequeña empresa. Bogotá y Cundinamarca aglutinan el mayor número de empresas de este sector (Cuero 71%, Calzado 38% y Marroquinería 50%).

Como la mayoría de MiPYME´s, este sector enfrenta problemas que afectan su participación y mantenimiento en el mercado local y difícilmente les permite participar de manera competitiva en los mercados internacionales. 

El proceso productivo de la cadena de cuero se divide en seis eslabones que incluyen la cría de ganado, el sacrifico del animal, el proceso de curtiembre, la fabricación de calzado y la manufactura de otros productos de cuero. El proceso industrial se inicia con el curtido.

De acuerdo con el documento Agenda Interna para la Productividad y la Competitividad (Serie Documentos Sectoriales. Cuero, calzado y manufacturas DNP 2007), debido al origen artesanal de los procesos de manufactura de cuero, existen en el mercado grandes empresas con tecnologías de punta y pequeñas y medianas empresas que mantienen una producción artesanal con una evolución tecnológica lenta. Este estudio considera que la producción de calzado presenta serias deficiencias de competitividad y es vulnerable a la competencia de productos de China (gran volumen y bajos precios) y al contrabando, situación que se ve agravada por la tendencia a la relocalización de empresas en países intensivos en mano de obra, bajos costos de producción y normativas ambientales relativamente débiles y del otro, en países europeos, especializados en productos diferenciados por marcas y diseños y el uso de tecnologías novedosas.

Compartir este artículo