Hacia una medición del comercio exterior de servicios en Bogotá

Autor: 
Berna Rocío Bustamante Palma

Si bien el sector servicios representa cerca del 60% del valor agregado generado por la economía bogotana, no existe información detallada o consolidada sobre la comercialización de éstos fuera del territorio nacional. Desde el año 2006, la construcción de las estadísticas de comercio exterior de servicios en Colombia, la realizan distintas entidades nacionales mediante la implementación de un acuerdo interinstitucional, que tiene como fin garantizar la calidad y veracidad de los datos obtenidos, así como la implementación de metodologías actualizadas y certificadas a nivel internacional.

Container.jpg
Foto:OdeBogotá

Si bien el sector servicios representa cerca del 60% del valor agregado generado por la economía bogotana, no existe información detallada o consolidada sobre la comercialización de éstos fuera del territorio nacional. Desde el año 2006, la construcción de las estadísticas de comercio exterior de servicios en Colombia, la realizan distintas entidades nacionales mediante la implementación de un acuerdo interinstitucional, que tiene como fin garantizar la calidad y veracidad de los datos obtenidos, así como la implementación de metodologías actualizadas y certificadas a nivel internacional.

Teniendo en cuenta la importancia del sector servicios en la capital y las dificultades que se presentan a la hora de su medición, la presente nota busca exponer los avances metodológicos realizados por las entidades pertinentes al tema, así como algunos resultados para Colombia, teniendo en cuenta que no existe información para Bogotá, a pesar de ser la principal ciudad productora de servicios del país.

A la hora de hablar de comercio exterior de servicios, se hace referencia a importación y exportación de los mismos, razón por la cual se usa un instrumento de registro contable llamado balanza de pagos, donde se encuentran desagregados los flujos financieros de lo que Colombia intercambia con el resto del mundo. Con el fin de no incurrir en doble contabilidad u omisión de datos, se establecen dos tipos de cuentas:la corriente y la financiera. La cuenta corriente contabiliza las exportaciones e importaciones de bienes y servicios, así como los ingresos y egresos generados por la renta de factores. Por su parte, la cuenta financiera registra las fuentes de financiación externa o la capacidad con la que cuenta  el país para brindar recursos al resto del mundo, éstos flujos se desagregan en inversión extranjera directa, inversión de cartera, otro tipo de inversiones y variación en las reservas internacionales.

Según datos del DANE, el sector servicios suma aproximadamente el 11% del total de ingresos en la cuenta corriente del país, y genera unos egresos promedios del 16%, lo que evidencia un comportamiento deficitario dentro de la balanza de pagos, es decir, Colombia es un país importador de servicios.

Los principales actores que intervienen en la medición son el Banco de la República, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE –, el Departamento Nacional de Planeación – DNP –, y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo – MCIT –. Cada una tiene a su cargo la administración y procesamiento de información necesaria para la construcción de la balanza de pagos y la información detallada de la importación y exportación de servicios del país.

En DNP y Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, son gestores de las políticas públicas y de promoción en el país. La primera, define las prioridades a la hora de asignar los recursos requeridos para obtener la información; mientras que el segundo, es el encargado de las negociaciones internacionales, así como el principal promotor de exportaciones del país y uno de los controladores de las políticas de comercio exterior. El Banco de la República y el DANE, son los encargados de generar, procesar y administrar todos los datos y directorio de transacciones cambiarias, relacionadas con las estadísticas de la balanza de pagos.

En conjunto estas cuatro entidades tienen como objetivo mejorar las mediciones de la actividad de los servicios y generar un sistema integral de información del sector servicios[1]. Específicamente el DANE, es el encargado de los cálculos trimestrales y anuales de la producción y comercio exterior de servicios con base en los resultados de las encuestas aplicadas; mientras el Banco de la República hace las estimaciones del comercio exterior de servicios hasta que se valide la información obtenida a partir del DANE, además, también realiza cálculos del rubro de servicios y es usuario crítico de la información.

Participación del DANE como generador de datos primarios

El DANE, debido a su carácter de administrador de las estadísticas en el país, tiene a su cargo la aplicación y posterior procesamiento de cuatro encuestas usadas a la hora de recolectar datos relacionados con el sector servicios. La Encuesta Anual de Servicios (EAS), la Muestra Mensual de Servicios (MMS), la Muestra Trimestral de Servicios de Bogotá  y la Muestra Trimestral de Comercio Exterior de Servicios (MTCES).

Las tres primeras están dirigidas a la producción de servicios  y la última a la medición en el corto plazo de las exportaciones e importaciones de servicios hacia y desde el exterior, realizadas por residentes en Colombia, para empresas de los sectores industria, construcción, comercio y servicios, con el objetivo de determinar la posición de inversión internacional del país y generar información que permita formular políticas públicas[2].

El DANE, a pesar de la aplicación de las cuatro encuestas de servicios, y de contar con la mayor base de datos del sector, se ve afectado por los altos niveles de “mortalidad” y movilidad de las empresas, dificultando la continuidad en la recolección de datos. En el caso específico de la MTCES se tiene una dificultad metodológica para desagregar los datos a nivel de departamento o ciudad, pues la unidad de análisis es la empresa y no el establecimiento, para aquellos casos en los que una empresa está conformada por varios establecimientos.

Una de las mayores dificultades para la obtención de datos en la MTCES se concentra en el grupo denominado “otros servicios empresariales”, que se encuentra asociado a aquellas actividades que no requieren registro o trámite administrativo, como es el caso de los asesores y los consultores, o aquellas actividades cuya transacción se vincula a la  producción de un bien, ya sea software o servicios técnicos.

Adicionalmente, el DANE obtiene datos sobre la información de actividades productivas, en encuestas a sectores como hoteles y restaurantes, agencias de viajes, actividades postales y de correo, agencias de publicidad, informática, obtención y suministro de personal, seguridad privada, telecomunicaciones, información gremial y especializada, entre estas encuestas  se encuentran la Muestras Mensual de Hoteles – MMH –, la Muestra Trimestral de Agencias de Viajes – MTAV –, la Encuesta de Viajeros Internacionales – EVI – y la Encuesta Nacional de Hoteles – ENH. El 25% de la información se obtiene a partir de los datos de la MTCES, realizada aproximadamente a 1.000 empresas, mediante la implementación de formularios electrónicos de carácter obligatorio para las empresas[3]; el 75% restante se procesa a partir de registros administrativos de la DIAN, relacionados a los servicios de transporte y para el rubro de viajes los datos se toman de la EVI.

El Banco de la República y la actualización de la metodología de medición del comercio exterior de servicios

Por su parte, el Banco de la República es el actor más importante a la hora de consolidar los datos de comercio de servicios. Es la entidad que se encarga de recopilar y estimar la información de comercio exterior para la balanza de pagos en general, a partir de un listado de empresas tomado de registros administrativos.

Las principales fuentes usadas por parte del Banco de la República,  incluyen los registros de turismo y  los registros administrativos de viajes, por parte de la Aerocivil y Migración Colombia, seguros financieros, registros de fletes y tarifas de transporte, información tributaria con reserva fiscal y de aduanas de la DIAN, la información limitada de cada sector económico por parte de la Superintendencia de Sociedades y los distintos ministerios nacionales. Estos datos en especial, no tienen criterios metodológicos armonizados, aunque el Banco cuenta con las estimaciones establecidas por los Manuales del Fondo Monetario Internacional – FMI –, los cuales son reformados o actualizados cada determinado tiempo o dependiendo las necesidades.

Dada la necesidad de consolidar información sobre el intercambio internacional de servicios, el banco central diseñó una encuesta trimestral exclusiva para el tráfico transfronterizo de servicios, llamada Encuesta de Tráfico de Fronteras (ETF), donde se identifica, durante una semana por trimestre, a los viajeros que se desplazan por puntos fronterizos, tanto fluviales como terrestres, lo mismo que flujo aproximado de pasajeros, vehículos y peatones que cruzan por las fronteras[4].

Para validar la información suministrada por la ETF se realizan comparaciones con los informes y datos sectoriales e institucionales, así como con continuo monitoreo a los datos de entidades que participan en su recolección. Cerca del 75% de los datos registrados, tanto en la balanza de pagos como en el la balanza de servicios, se miden a partir de registros administrativos.

El Banco de la República se enfrenta a la dificultad de no poder consolidar con el DANE una sola base de información que permita generar datos unificados, por tal motivo, se observa que a la hora de emitir los resultados de la Balanza de Pagos, éstos no son exactamente los mismos reportados por el DANE en la Muestra Trimestral de Comercio Exterior de Servicios, pues no emplean el mismo sistema de recolección de datos ni la misma metodología.

Con el fin de minimizar las dificultades presentes en la cuantificación del comercio exterior de servicios se han generado una serie de cambios en la metodología de medición. A partir de 1.993 se trabajaba bajo los estándares de la Quinta Edición del Manual de Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional (MBPV) del Fondo Monetario Internacional. En la actualidad se utilizan fuentes internacionales como la nueva actualización del Manual Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional Sexta Edición (MBP6), el Sistema de Cuentas Nacionales (2008) y el Manual de Estadísticas de Comercio Internacional de Servicios (2010), sobre la medición de comercio exterior de servicios.

La clasificación de los servicios se hace mediante diez agrupaciones que capturan la información requerida de las empresas, a través de las encuestas o los registros administrativos mencionados previamente. Las agrupaciones de la Clasificación Ampliada de Balanza de Pagos de Servicios (CABPS), que hacen tanto el DANE como el Banco de la República son[5]:

Formalmente, el banco central adoptó desde el primer trimestre de 2014 la nueva actualización sugerida por el Fondo Monetario Internacional, no obstante, los cálculos y los resultados estadísticos de la Balanza de Pagos no tuvieron modificaciones directas en los registros contables que recogen todas las operaciones realizadas del país con el resto del mundo, ya sea en la cuenta corriente, que incluye todas las compras realizadas, o en la cuenta financiera, donde se encuentran todos los datos de inversión a nivel internacional.

Los cambios radicaron en dos hechos específicos: la  nueva denominación de las cuentas, de acuerdo al nuevo estándar de medición y la revisión de las estimaciones para mejoras metodológicas y el acceso a las fuentes de información.

Resultados de comercio exterior de servicios en Colombia y Bogotá

El DANE en la última publicación de comercio exterior de servicios mostró datos referentes al primer semestre de 2014 para Colombia. De acuerdo con esta información las exportaciones de servicios en el país ascendieron US$ 3,34 millones, mientras que las importaciones fueron de US 6,35 millones. En el caso de las exportaciones, las agrupaciones que tuvieron mayor participación fueron los servicios de viajes (51,5%), servicios de transporte (23%) y otros servicios empresariales (14,6%).

Durante el primer semestre de 2014 las agrupaciones que registraron mayor crecimiento en las exportaciones, con respecto al mismo período para el 2013, fueron los servicios personales y culturales con un aumento de 41,3%, explicados en la mayor venta de servicios audiovisuales y relacionados. Le siguió el grupo de servicios de mantenimiento y reparación, con un aumento de 31,2%, debido al aumento en los servicios de mantenimiento aéreo. Esta última agrupación permitió el crecimiento en 16,2% en la venta de servicios de viajes, así como de 4,4% en la exportación de servicios empresariales, como resultado de una mayor prestación de servicios de consultoría empresarial.

En el caso de las importaciones de servicios, se destacan el crecimiento en los servicios de mantenimiento y reparación con un aumento de 39,6% en el primer semestre de 2014 comparado con similar período para el 2013, explicado por el uso frecuente de servicios de mantenimientos preventivos y reparaciones de motores en el transporte aéreo. De igual forma, se presentaron aumentos en los servicios de viajes (16,3%), servicios de construcción (9,5%), debido al mantenimiento de infraestructura de hangares y montajes de plantas hidroeléctricas, servicios de cargos por el uso de propiedad intelectual (8,7%), como resultado del mayor número de licencias para aplicar los resultados de investigaciones. En contraste, la agrupación de servicios de manufacturas en insumos físicos que son de propiedad tuvo una disminución de 3,1%, a causa de la disminución en los servicios prestados de embalaje, empaque y etiquetado.

Como se señaló al inicio del presente documento, si bien no se dispone de información de exportación de servicios de Bogotá, en términos globales se estima que el 60% del valor de los servicios que se exportan desde Colombia tienen como origen la ciudad de Bogotá, lo cual es coherente con la estructura productiva de la capital, pues aproximadamente el 65% del PIB está representado por el sector de servicios y participa con casi la tercera parte del valor agregado aportado por los servicios en el país.

En este sentido, vale la pena mencionar que gracias al convenio entre el DANE y la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico, se diseñó y aplicó la Muestra Trimestral de Servicios de Bogotá – MTSB –. Esta investigación permite conocer en el corto plazo el comportamiento de los ingresos y el personal de empresas cuya actividad principal es la prestación de servicios, entre los que se destacan, restaurantes, almacenamiento y comunicaciones, actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, enseñanza superior privada, salud, actividades de entretenimiento, entre otros servicios.[7]

En la última aplicación de la MTSB, para el primer semestre de 2014, los resultados mostraron que los rubros con mayores incrementos en los ingresos nominales, con respecto al mismo período del año anterior, fueron las actividades de informática (15,6%), los servicios agrupados en “otras actividades empresariales” (13,4%), publicidad (13,1%) y postales y de correo (12,6%). En lo referente al personal ocupado en el sector servicios, lo mayores crecimientos en el primer semestre de 2014 se presentaron, de igual forma, en los servicios de informática (17,6%) y las actividades deportivas y de esparcimiento (16,8%).

Este esfuerzo constituye un primer paso para abordar la medición no solo de la producción de servicios en la capital del país, sino de adelantar las gestiones interinstitucionales, inicialmente entre el Distrito y el DANE, con el propósito de generar información que permita medir el intercambio de productos intangibles o activos financieros, que en su gran mayoría son difíciles de identificar y resumir en la contabilidad de un país o ciudad y que sirvan de insumo importante para adelantar políticas públicas en la ciudad.

Los servicios tienen una importante repercusión en el crecimiento y la eficiencia de las industrias, además en los resultados económicos en general[8] y el valor agregado de éstos en el PIB tienden a aumentar a medida que las economías presentan un mayor nivel de ingresos.

[1]DANE. Metodología de medición de la Muestra Trimestral de Comercio Exterior de Servicios.

[2]DANE, definición de la Muestra Trimestral de Comercio Exterior de Servicios.

[3] DANE. Ley 79 de 1993. Octubre 1993.

[4] Banco de la República. Ficha Metodológica de la Encuesta de Tráfico Fronterizo (ETF).

[5] Banco de la República. Documento “Balanza de pagos de Colombia. Metodología y Fuentes de Información”, Septiembre 2014.

[6] Organización Mundial del Comercio. Documento “La medición del comercio de servicios”, Octubre 2010.

[7] Dane. Muestra Trimestral de Servicios de Bogotá – MTSB. Junio 2014.

[8] Organización Mundial del Comercio. La medición del comercio de servicios. Octubre 2010.

Compartir este artículo